Fuente de agua en la Esplanada de Maó. | Gemma Andreu

El Grupo Popular en el Ayuntamiento de Maó ha registrado una moción por urgencia para debatir en el próximo pleno la construcción de una planta desaladora de agua de mar en la zona de Levante que garantice la continuidad del suministro en Maó, Es Castell y Sant Lluís, los tres municipios que peor lo están pasando este verano para atender el aumento de la demanda.

En la actualidad, la única desaladora que existe en Menorca opera en Ciutadella desde el mes de mayo de 2019, pero solo está conectada a las urbanizaciones y al casco urbano del municipio de Ponent. Para este año está previsto que aporte 1,1 millones de metros cúbicos al consumo urbano. En su momento se anunció que tenía capacidad para producir 3,5 millones. El resto de la isla se abastece con el agua procedente de los pozos subterráneos.

«Proponemos que esta nueva desaladora en la zona de Levante esté interconectada con las redes locales para garantizar el suministro en cualquier punto en el caso de que haya un problema puntual en una de ellas», expone el portavoz popular Mateu Aínsa. La moción, que incluye otras iniciativas en este campo, será debatida en el próximo pleno municipal.

Noticias relacionadas

El también presidente de la Junta Local del PP de Maó recuerda que Menorca «es la única isla balear que no cuenta con la conexión en alta de las redes de agua y se ha de poner fin a esta anomalía y a esta discriminación». La ejecución de esta inversión correspondería al Govern, pero los populares piden también la implicación del Consell, para que las obras de la carretera general incluyan la construcción de las canalizaciones que conecten la red de agua de los distintos municipios. «La isla en la que más llueve», añade Mateu Aínsa, «es ahora la isla que presenta mayores problemáticas en agua y esto ha de acabar».

Obra anunciada y no ejecutada

La conexión de la red de agua entre municipios es una de las inversiones previstas en los sucesivos planes hidrológicos de Balears que no han llegado a ejecutarse. Años atrás se había calculado una inversión necesaria de 20 millones de euros.

La moción del PP también reclama inversiones municipales en las zonas de Malbúger y Turó, donde están los depósitos del municipio y valora que el gobierno municipal «no ha hecho lo suficiente». Asimismo, el concejal popular pide celeridad administrativa para acabar con la tramitación de los permisos que permitan la extracción de agua potable de dos nuevos pozos.