Las líneas que unen Maó y Ciutadella, una con parada en los pueblos (L-1) y la otra directa (L-14) son las que más demanda tienen | Josep Bagur Gomila

11

La consellera de Movilidad, Montse Morlà, reunió este miércoles a todo el equipo de su departamento para comenzar a planificar la puesta en marcha del plan de choque aprobado en julio, que mejora con el aumento de la bonificación anunciada el martes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La materialización de ese anuncio en las páginas del Boletín Oficial del Estado es la primera cautela advertida en ese encuentro, no tanto por la duda como por la necesidad de que la medida sea oficial.   

Como se sabe, el 30 por ciento de bonificiación general por parte de la Administración central, será mejorada al 50. A ese descuento ha de sumarse el 20 que aporta directamente el Consell, de modo que los usuarios que utilicen el transporte público con tarjetas de abono multiviaje tendrán un descuento del 70 por ciento.

Los tipos de abono beneficiados

Actualmente, se comercializan varios tipos de tarjetas de abono, la T-General, personalizada para los usuarios de los abonos T-10 o T-40 o con derecho a descuento por familia numerosa; la T-Més, con descuento para jubilados, pensionistas y personas en paro o riesgo de exclusión; la T-21, que permite un número ilimitados de trayectos durante un mes; y la T-Jove, que es la que ha ponerse en marcha para incluir el transporte gratuito para los menores de 18 años desde el 12 de septiembre hasta el 1 de septiembre de 2023. Las otras tres modalidades solo tendrán el descuento del 70 por ciento entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre.

El Consell trabaja con la previsión de que el mayor aumento de la demanda como consecuencia de la bonificación se registre en la ruta Maó-Ciutadella, razón por la cual prevé reforzar la Línea 1, que conecta todas las poblaciones a su paso en ese itinerario, y la L-14 o bus exprés que conecta las dos ciudades menorquinas. «No podemos concretar nada todavía, hay conocer la respuesta a las expectativas creadas», señala la consellera Morlà.             

Estudiantes un año gratis

Noticias relacionadas

El segundo frente de refuerzo, los trayectos en los que se espera un fuerte aumento de la demanda, es el de los trayectos relacionados con los estudiantes, «que son los que mejor se adaptan al transporte en autobús y los que están más acostumbrados», dice.

Es además el colectivo que durante un año podrá viajar gratis, por lo que la lógica determina que será el que experimente un mayor uso. Si la expectativa se confirma, será el segundo apartado en el que implantarán más frecuencias y servicios, lo definirá la demanda.     

La disposición por parte del departamento de Movilidad va en esta línea, uno de los objetivos del plan de choque es contrarrestar el abuso del vehículo particular. El transporte en bus no tendrá todo el descuento que se aplicará a los trenes en Mallorca o al transporte ferroviario en la Península, pero tendrá un coste prácticamente simbólico.

La propia consellera, usuaria de un abono T-10 relata que el coste actual es de 11,45, lo que significa que con la bonificación del 70 por ciento el ahorro será de ocho euros.

El objetivo, la fidelización

Morlà espera que, al margen de las justificadas expectativas que ha creado el plan de choque y los anuncios de Sánchez, se genere una corriente de fidelización a favor del transporte público. Para ello hacían falta incentivos además de la sensibilización, y el económico es posiblemente el más efectivo.