Los establecimientos son conscientes de la falta de suministros y actúan con precaución. | Josep Bagur Gomila

38

El hielo es un elemento clave ante las olas de calor y más en la creciente actividad turística en Menorca. La gran demanda de este producto a nivel estatal ha afectado también al stock de la Isla. Los supermercados se han visto obligados a limitar las ventas y a menudo no tienen producto disponible. Desde bares, restaurantes, discotecas y gasolineras –negocios especialmente perjudicados por la crisis del hielo– se han visto bajo la situación de tener que actuar ante la falta de suministros para poder desempeñar sin percances su actividad.

La situación ante esta falta de hielo es bastante dispar entre los establecimientos. Algunos se han visto afectados de lleno, otros se las han ingeniado para poder seguir sirviendo y otros han previsto este problema con reservas de hielo en congeladores. El pasado domingo fue la jornada donde las empresas productoras de hielo distribuyeron menos en la Isla. Incluso hubo algún negocio de hostelería de Ciutadella que tuvo que cerrar un día por la falta de hielo, al no poder desempeñar su actividad con plenitud de condiciones.

Los clientes lo piden igual

Noticias relacionadas

Desde una gasolinera de Maó comentan que llevan tres días sin hielo. Y no saben cuándo volverán a tener al depender de las empresas de distribución. Por otro lado, hay establecimientos que no han tenido ese percance al haber previsto esta falta de stock, con previsiones que habian gestionado en congeladores. Otros bares describen que esta situación les ha afectado por completo, ya que han tenido que hacer hielo ellos mismos. También algunos negocios han expresado que hay clientes que no son conscientes de la escasez y siguen pidiendo igual.

A pesar de las distintas situaciones provocadas por esta falta de hielo, la mayoría de negocios comparten que es una situación coyuntural y que por el momento lo pueden sobrellevar. Por lo que desempeñan con precaución y conciencia las actividades asociadas con el uso del hielo. Para que la actividad estacional siga con normalidad y poder así atender la gran demanda.