Un camión circula por la carretera en dirección a Maó. | Efe - David Arquimbau

6

El Consejo de Ministros ha ignorado las reiteradas peticiones que se habían hecho llegar desde las patronales de Menorca y Eivissa, así como el Govern, para que los transportistas de ambas islas queden exentos de la obligación del control del tacógrafo, atendiendo a las reducidas dimensiones de sus respectivos territorios. Finalmente, el Gobierno solo ha autorizado la excepción para Ceuta y Melilla.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España (Fenadismer) ha mostrado este martes su «gran indignación y rechazo» después de que el Gobierno haya excluido a la mayoría de islas del país en el nuevo decreto, por el que se actualizan las actividades de transporte por carretera exceptuadas de la utilización del tacógrafo.

La norma del tacógrafo, que se aplica en Menorca desde el año 2010, limita el tiempo de conducción continuada a cuatro horas, un descanso de 45 minutos, y cuatro horas más al volante. En la Isla, el tiempo en ruta nunca llega a las cuatro horas y en el caso de reparto de paquetería se complica el trabajo del conductor que debería indicar en el tacógrafo cada vez que deja de conducir, porque de lo contrario se interpreta que sigue al volante.

Desde los sindicatos, en cambio, se habían alzado voces a favor de mantener esta obligación al interpretar que se trata de una medida de protección de los trabajadores.

Sí para Ceuta y Melilla

Noticias relacionadas

El nuevo real decreto incluye la excepción de utilizar el tacógrafo en las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y en las islas que no superen los 250 kilómetros de superficie, lo que deja fuera a la mayor parte de islas del territorio español. Es el caso de Menorca y Eivissa en Balears, así como de El Hierro, La Gomera, La Palma y Lanzarote, en Canarias.

La asociación sostiene que la normativa europea permite suprimir el requisito del uso del tacógrafo a los transportes que discurran íntegramente por islas cuya superficie no supere los 2.300 kilómetros cuadrados, frente a los 250 kilómetros que fija el Gobierno. Menorca no llega a los 700.

Fenadismer considera que esta medida ha supuesto «un verdadero agravio comparativo para los transportistas insulares» al «ignorar la petición realizada tanto por las asociaciones de transportistas como de los Gobiernos insulares de Eivissa y Menorca».

Además, la asociación cree que la exigencia de tacógrafo en los transportes realizados en las islas españolas «tan sólo genera dificultades burocráticas e inversiones para los autónomos y empresas transportistas insulares que no se justifican por la existencia de problemas o incumplimientos de citada normativa».