La instalación de Royal Son Bou comenzó a comienzos de año y es la más avanzada de cuantas se hallan en obras en Menorca. | Katerina Pu

Seis de los once proyectos planteados sobre el suelo de Menorca para la producción de energía fotovoltaica ya cuentan con autorización para ponerse en marcha. Suman 79,04 MW de los 167,07 de la potencia que supondrá el desarrollo de los once proyectos presentados en los últimos años y que han afrontado la compleja tramitación administrativa.

Sin embargo, solo tres están realmente en obras, el de Royal Son Bou, de 1,11 MW, el de Rafal Vell, 2 MW, que promueve Tornaltí Solar SL y uno de los más importantes en cuanto a potencia, el de Agrisolar de Es Mercadal, de 20 MW, segun informó este lunes el conseller de Medio Ambiente, Josep Juaneda en el pleno del Consell.

Carlos Salgado, conseller del PP, había cuestionado la lentitud de la Comisión balear de Medio Ambiente en emitir el informe correspondiente, retraso que pone en riesgo la tramitación de algunos de los proyectos de más volumen, dijo, en referencia a las cinco plantas solares que promueve Qualitas en Es Mercadal y Maó. Pedía que se apremie a los organismos que intervienen en el proceso para evitar que se pierdan esas iniciativas que son la base de la descarbonización previsto en la Estrategia 2030.

Juaneda defendió la necesidad de los informes de las distintas consellerias para evitar que los proyectos «sean resultado de la especulación, ha de garantizarse que todos sean ejecutables», contestó. Desde su punto de vista, con las obras en marcha y autorizadas se logran los primeros objetivos de esa Estratagia, previstos para 2025.

Alguno de los más emblemáticos, como el de Son Salomó, de 49,75 MW, «tienen toda la tramitación completada y pueden comenzar la construcción cuando quieran», señaló. El de mayor potencia, Menorca Renovables II, de 60 MW, proyectado en Maó recibió ayer la declaración de «interés estratégico» por parte del Consell de la Industria del Govern.