Bajo el asfalto se esconden los restos de algún tipo de muro de una estructura, así como cerámicas. | Gemma Andreu

En Ciutadella, las obras que se están llevando a cabo en la Plaça des Born, para la canalización de aguas pluviales, han dejado al descubierto antiguas estructuras. Aunque en estos momentos los arqueólogos ya han empezado a excavar, todavía no disponen de datos sobre su naturaleza.

Los restos han visto la luz a raíz de las obras para canalizar el agua de lluvia que cae sobre las casas consistoriales. Se ha instalado una tubería a lo largo de toda la calle, hasta conectar con la acometida ya existente, en el inicio de la Costa de Marina. Es una actuación incluida en la rehabilitación del edificio y que, en realidad, está prácticamente concluida, con casi toda la nueva canalización ya cubierta.

La zona a excavar es dos metros más ancha que lo abierto al inicio de las obras.
La zona a excavar es dos metros más ancha que lo abierto al inicio de las obras. | Foto Gemma Andreu

Dos arqueólogos

Que bajo la Plaça des Born hay restos de la antigüedad es algo que no escapa a nadie, de hecho ese es un aspecto que se contempla de cara al proyecto de peatonalización de la antigua plaza de armas.

Al destaparse estos restos durante la ejecución de las obras, se dio aviso al departamento de Patrimonio del Consell, que ha destinado dos arqueólogos para que realicen las preceptivas excavaciones. Para ello se ha ensanchado la zanja inicialmente abierta, «un metro a cada lado», según indicaba ayer a este diario la arqueóloga municipal, María José León. Es así que, «durante dos semanas», se investigarán los restos para saber algo más de lo que se amaga bajo tierra.

Por ahora, se puede decir que se trata de «los restos de un muro, de alguna estructura», aunque se desconoce su datación. También se han encontrado restos cerámicos.

En cuanto a las obras de pluviales, el concejal de Urbanismo, José López, señalaba ayer que «también podrán recoger agua que viene de Dalt es Passeig» y que con una futura intervención al otro lado de la plaza, frente al Teatre des Born, serviría para absorber la lluvia que ahora provoca inundaciones en la sala cultural. «El tubo que se ha puesto tiene un diámetro suficiente» para próximas intervenciones, añadió el edil.