Sala del interior del matadero de Maó. | Gemma Andreu

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Maó aprobó este lunes la contratación del suministro e instalación de una planta de triturado y esterilización de los llamados subproductos animales no destinados al consumo humano (sandach) que se generan en el matadero municipal.

Esta máquina, cuya adquisición e instalación tiene un presupuesto base de licitación de 127.570,3 euros, servirá para reducir hasta un 90 por ciento los residuos animales que se originan en el matadero y teóricamente deberían permitir que el diez por ciento restante no se tuviese que incinerar a los enormes precios que se cobran en el Área de Gestión de Residuos de Milà.

Deudas acumuladas por la incineración

No obstante, según la última información recibida por el matadero por parte del Consorcio de Residuos y Energía, ese diez por ciento se tendrá que seguir incinerando. En cualquier caso la instalación de la máquina supondrá un gran ahorro.

Noticias relacionadas

La aprobación de su compra llega, no obstante, cuando la cooperativa que lo gestiona ya acumula impago por el gravoso servicio de incineración por valor de alrededor de 100.000 euros.