Un agente toma huellas de la ventana rota.    | Gemma Andreu

0

Una zapatería ubicada en el centro neurálgico de la calle más comercial de Maó, el Carrer Nou, fue asaltada por uno o varios delincuentes en la madrugada de ayer domingo.

El comercio que vende productos de la marca Pikolinos, zapatos y complementos de piel, preferentemente, fue violentado en una puerta lateral que está situada en la calle Sant Crist y permanece siempre cerrada, también en el horario comercial.

El ladrón rompió el conglomerado de la parte inferior y no halló más obstáculos para acceder al interior de la tienda en busca del botín en metálico que pudiera llevarse.

Su propósito era la caja registradora, y consiguió desprender el cajón de cambio que fue lo que se llevó, sin que haya trascendido cuánto dinero había en su interior.

Por el aspecto que presentaba la parte de la tienda donde se encuentra la caja, al lado de la ventana por la que consiguió entrar, no quedó la sensación de que hubiera robado otros productos de la tienda, como bolsos y zapatos.

Cuando los responsables del comercio tuvieron conocimiento del robo dieron aviso a la Policía Nacional que a primera hora de la mañana envío a un agente del grupo científico para que iniciara la investigación tomando las huellas que había dejado el delincuente o el grupo de ellos, autores del robo.