Los agentes levantan actas por venta ambulante ilegal en Cala en Turqueta y Son Saura. | PLC

35

Alrededor de 200 kilos de fruta y más de un centenar de bebidas, entre refrescos y botellines de agua, fueron decomisados el pasado miércoles por agentes de la Policía Local de Ciutadella y del Seprona de la Guardia Civil. El dispositivo de ambos cuerpos, formado por seis policías y dos guardias realizaron el primer Secom (servicio de control de ordenanzas municipales) en varias playas vírgenes del municipio ciutadellenc.

El subinspector jefe de la Policía Local, Francesc Pallicer, ha explicado que se ha decidido reactivar esta unidad de control debido a la demanda del servicio. Además de perseguir la venta ambulante, los agentes revisaron estacionamientos indebidos de vehículos y autocaravanas en las playas de Son Saura, Cala en Turqueta, Es Talaier y La Vall.

Se levantaron dos actas por venta ambulante ilegal a miembros de una misma familia en Son Saura y Cala en Turqueta. Entre ambas el dispositivo decomisó 150 cocos, 50 piñas y varias sandías. Además fueron intervenidos decenas de refrescos y botellas de agua en dos vehículos presuntamente utilizados por los infractores para transportar y almacenar la mercancía que posteriormente venden a los turistas en las playas que recorren.

Entregado a Creu Roja

Tanto la fruta como las bebidas decomisadas fueron entregadas al día siguiente, en su totalidad, a la Creu Roja de Ciutadella para que las incluya en su banco de alimentos y distribuirla entre los más necesitados.

A lo largo de este mes y el próximo Policía Local de Ciutadella y Guardia Civil realizarán nuevos controles de Secom en las playas vírgenes del municipio.