El pinchazo denunciado alteró unas fiestas con pocos incidentes. | David Arquimbau Sintes

17

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación que corresponde a la denuncia hecha por una joven de 18 años, natural de Ciutadella, quien asegura haber sufrido un pinchazo cuando disfrutaba de la verbena de las fiestas de Alaior sobre las 4 de la madrugada, junto al polideportivo municipal, en compañía de sus amigas.

Fueron varios agentes de servicio de la Guardia Civil, situados por las inmediaciones de la fiesta, quienes auxiliaron a la joven y la trasladaron al centro de salud Es Banyer, muy cerca de la verbena. Sus amigas habían recurrido a ellos para relatarles lo sucedido y pedirles auxilio.

Los guardias la sacaron en volandas de la verbena puesto que se hallaba prácticamente desvanecida en un momento en el que el calor y la humedad ofrecían una sensación térmica que superaba los 30 grados, con una nube de vaho en el mismo lugar.

Noticias relacionadas

Poco después se presentaron los padres de la joven en el centro médico y ellos mismos la llevaron al Hospital Mateu Orfila, en cumplimiento del protocolo ante sospechas de un caso de pinchazo para sumisión química.

Sin restos de sustancias tóxicas

Los análisis a los que se sometió la joven descartaron sustancias tóxicas en su organismo. La chica ya ha presentado la denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional de Ciutadella, donde reside, aunque la investigación la lleva a cabo la Guardia Civil al estar en su demarcación, sin que por el momento se descarte ninguna hipótesis aunque los resultados hayan sido negativos. La joven aseguró que recibió el pinchazo en uno de sus muslos.

Durante la larga noche circularon muchos comentarios al respecto en el sentido de que otras jóvenes presentes en el baile también habían padecido este tipo de agresión punzante. Sin embargo, tanto la Policía Local de Alaior como la Guardia Civil han asegurado que el único caso atendido y denunciado fue el de la joven desvanecida en la verbena.

Por la tarde del mismo sábado la Creu Roja había tratado a otras dos mujeres con sospechas de haber recibido sendos pinchazos. Sin embargo finalmente se comprobó que su malestar se debía a un golpe de calor.