Un grupo de chicas se informa para tomar un taxi | Gemma Andreu

5

El Jaleo Bus y el servicio de taxis salvaron la enorme demanda de usuarios en la madrugada de este viernes, día 24, en Ciutadella, aunque no pudieron evitar largas esperas en horas punta junto a las diferentes paradas de la ciudad, y el despiste de muchos usuarios que pretendían tomar los autobuses con destino a sus lugares de origen.

Con todos los taxis de Ciutadella en circulación, unos 40, más los que se desplazaron de la mayoría de localidades de la Isla como refuerzo, la demanda pudo atenderse casi en su totalidad no sin ciertas dificultades, explica el presidente de Radio Taxi Menorca Antonio Vílchez. «No hemos parado ni para lavarnos la cara», indica.

Admite que se produjeron quejas y colas, especialmente entre las 5 y las 7 de la mañana, que fueron superiores a los tres cuartos de hora. «Hemos tenido momentos críticos pero yo creo que el servicio ha sido correcto».

Noticias relacionadas

La misma valoración positiva hace Damià Moll, director insular de Transportes respecto al limitado Jaleo Bus por la falta de conductores que redujo la flota disponible de 17 a 11 vehículos en relación a 2019. Desde la 1 cada hora comenzaron a salir los 11 autobuses en las rutas establecidas, Maó, Ferreries, Es Mercadal y Alaior.

El establecimiento de un sistema único de venta anticipada de tíquets provocó no pocos despistes entre jóvenes que pretendían tomar uno de los autobuses sin haber adquirido el ticket con anterioridad. Estos tuvieron que buscar otra alternativa para regresar. La venta de estos billetes estuvo disponible entre las 4 de la tarde y las 00.30 de la noche en un punto concreto de la vía perimetral.

«En general el sistema ha funcionado bien», indicó el director insular. La ocupación de los vehículos fue en aumento a partir de las 3 de la madrugada. El servicio regular, a partir de las 6.30, supuso la incorporación de 5 vehículos más.