Previous Next
0

Varias personas me han recomendado que a través de mi sección mochilera de «Es Diari», comente el escrito que han recibido a principios del pasado mes de agosto la mayoría de ciudadanos de Mahón, del Servei Municipal d´Aigües de Mahón, informando a la ciudadanía en general, que calificaba el agua como «no apta para el consumo humano»...seguía que «en consecuencia, no podéis usar esta agua para beber, ni para cocinar. Sí que la podéis utilizar para ducharos, lavar la ropa o lavar los utensilios de cocina, sin ningún riesgo para la salud. En caso que haya cambio en los niveles de nitratos, lo comunicaremos».

Primero, no me parece coherente que se aproveche el envío de la factura, para adjuntar el escrito, más teniendo en cuenta que hay hogares que la factura es trimestral – es mi caso - y no han sido informados de que el agua no es apta para el consumo humano.

Segundo, si no estoy mal informado, la Ley de Bases de Régimen Local, obliga a los Ayuntamientos suministrar agua potable a los ciudadanos, o sea, los contribuyentes.

Tercero, ya que se trata de un tema muy importante relacionado con la salud humana, teniendo en cuenta que dicho escrito está redactado en catalán, pienso que hubiera sido coherente también informar en castellano…y porque no en inglés.

Cuarto, en las fuentes municipales no hay ni un solo cartel que ponga «agua no potable», más cuando vemos cotidianamente en el carrer de Ses Moreras, S´Arravaleta, niños y mayores bebiendo de la fuente…algún caso rellenar las botellas de plástico vacías.

Por el contrario, en el puerto de nuestra ciudad, la Autoridad Portuaria de Baleares, ha pegado un cartel en las bocas de suministro de agua y electricidad que dice: «según informa la empresa Hidrobal (Servicio Municipal de Aguas) el agua suministrada no es apta para el consumo humano debido a la concentración de nitratos. Puede hacerse el seguimiento de las analíticas en www.ajmao.org – ciutat – mediambient – aigua de consum».

Recordaba mi infancia, cuando nuestras madres iban a las fuentes públicas, para llenar los botijos, puals, gerres ya que no teníamos agua corriente potable en nuestros hogares…Ya de mayorcito, el transportador de agua, era el que suscribe. La fuente más cercana era la de la calle de Sant Albert, pero tenía un inconveniente, que cuando apretabas el grifo, te hacías daño en la palma de la mano, porque no era plano el jodido…mi padre, fontanero de profesión, confeccionó un artilugio de madera con un gancho, para apretar s´aixeta y llenar los recipientes…se me habían terminado las escusas para no ir a la fuente.

Estas antiguas fuentes, por supuesto que había carteles que informaban si en agua era potable o no…Hay un lugar que después de muchísimos años, que la fuente no mana agua, aún se conserva el cartel que dice: «agua no potable»…está en Es Verges de Sant Joan. Como me comentaba un amigo mío, el lugar recuerda una película de Berlanga.

En «Es Diari» leíamos: «Alcaldes y concejales plantearon en la reunión que mantuvieron el pasado martes con el conseller de Medio Ambiente, Vicenç Vidal, estudiar la posibilidad de «armonizar» las tarifas del agua e impulsar medidas contra la sequía…». Vatuadell cent llamps, lo que quiere el ciudadano es que el agua sea apta para el consumo humano, que no le suban el precio del agua…lo demás son puñetas.