Corresponde al Consell insular gestionar y aplicar las soluciones –jurídicas y administrativas- para garantizar el derecho de paso por el Camí d'en Kane. En la actualidad, varios tramos de la vía que ordenó construir el gobernador británico que da nombre a este camino permanecen cerrados o presentan problemas de acceso.

Las decisiones deben adoptarse dentro de la legalidad. Para ello hay que conocer primero las conclusiones del informe jurídico encargado por el equipo de gobierno de la institución insular que definirá las actuaciones y medidas.

Entre 2013 y 2015, durante el anterior mandato, el Consell llevó a cabo un detallado trabajo que permitió definir los aspectos históricos, técnicos, medioambientales, cartográficos, catastrales, registrales y de trazado del Camí d'en Kane. Gobierno y oposición coinciden en calificar de «justificado y beneficioso para Menorca» conseguir un trazado continuo entre el antiguo castillo de Sant Felip de Es Castell y Ciutadella, por donde discurría este camino público promovido por Richard Kane.

Se impone la negociación y el acuerdo con los propietarios de las fincas afectadas para completar el trazado, interrumpido en la actualidad en varios puntos. Hay fórmulas y medidas a aplicar. En última instancia, se pueden utilizar los mecanismos de expropiación. El Camí d'en Kane ha de ser accesible en toda su extensión.