Las tres organizaciones profesionales agrarias de Menorca -Fagme, Unió de Pagesos y Agrame,- se han unido para denunciar la situación «insostenible» del campo y convocar una manifestación conjunta. Una tractorada que se celebrará el próximo sábado con el lema «El camp de Menorca al límit» con dos grandes reclamaciones: precios dignos para los productos agrarios y un régimen especial para el sector primario de Balears que compense los sobrecostes de la insularidad.

Los datos son demoledores: los costes en la agricultura y ganadería se han duplicado en veinte años, pero los precios se han hundido. Este diferencial provoca el cierre constante de explotaciones y el abandono de los llocs de Menorca porque ni son competitivos ni rentables.

Pau Bosch, de Fagme; Marga Llambías, de Unió de Pagesos; y Luis Nadal, de Agrame, lanzan un SOS angustioso. El campo menorquín ha llegado al límite y hoy lucha por su superviencia y para evitar su desaparición. Las medidas y actuaciones no se pueden demorar, por lo que es preciso aplicar unos precios justos, incrementar e, producto local y reducir los costes de producción. Todo un sector estratégico en cuestión.