Alemania ha incluido a Balears, junto con el resto de España, en la declaración como zona de riesgo, consecuencia del elevado repunte de contagios de las últimas semanas. Esta calificación no varía las condiciones de los viajes en vigor para los ciudadanos germanos, pero es la antesala de posibles restricciones más severas en el caso de que no se logre contener la expansión de la pandemia. Esta decisión causa inquietud y motiva nuevas reclamaciones al Govern para que acelere la vacunación tras los macrobrotes con epicentro en Mallorca y Menorca.

La ampliación de la vacunación a la población juvenil –el principal vector de contaminación actual– constituye la respuesta eficaz al aumento de la incidencia de la Covid. Es preciso garantizar el suministro de las vacunas y que los jóvenes colaboren con los rastreadores y también acepten ser inmunizados. Las noticias alentadoras de la demanda del mercado británico hacia Balears calma    la alarma frente al parón impuesto por Alemania. Gran Bretaña levanta la barrera del turismo exterior y se han activado las reservas. Es la señal de que no se ha perdido el posicionamiento en uno de los países emisores con más peso para Menorca.