Redexis, la compañía que, en 2015, compitió con Gas Natural para la gasificación de Menorca, ha acabado asumiendo este proyecto, pero lo que en un principio tenía que ser una red de distribución de gas en los ocho municipios de la Isla se reduce ahora a los polígonos de servicios de Maó y Ciutadella y el hospital Mateu Orfila.

Aún cuando el PSOE y Més per Menorca intervinieron en 2015 en el proceso de adjudicación e introdujeron mejoras en el pliego de condiciones, tras las elecciones celebradas aquel año empezaron a plantear dificultades. El proyecto ha acumulado numerosos contratiempos en su tramitación porque los ayuntamientos y la Comisión Balear de Medio Ambiente exigieron numerosos cambios que afectaron a las redes de distribución y las plantas de almacenamiento en Maó y Ciutadella.

Redexis recupera esta inversión, presupuestada inicialmente en 35 millones de euros. Gas Natural, después Nedgia y Naturgy, renunciaron al contrato adjudicado en 2015 por el Govern, que fue rescindido de mutuo acuerdo. Redexis define otro proyecto, mucho menos ambicioso, que reducirá el suministro de gas natural a unos puntos muy determinados de Menorca.