No podemos prohibir el verano porque en esos tres meses mueran ahogadas muchísimas personas. Es imposible evitar que la gente se bañe y estoy seguro que nadie de los que lamentablemente fallecieron en un río, un pantano, una piscina o en el mar, pensaron nunca que aquel baño les iba a costar la vida.

Algunos medios hablan de poner normas más severas a los conductores de más de 65 años porque hay un número de accidentes cuyos conductores precisamente tienen esa edad o más. ¿Van también a poner normas más coactivas a los que usan el teléfono móvil con un volante en la mano? ¿Van a endurecer los permisos de conducir porque a ciertas edades es más común conducir bajo los efectos de cualquier tipo de droga? ¿Van, de una vez por todas, a prohibir la venta de vehículos que en un instante pueden ponerse a más de 200 kilómetros por hora? He visto vehículos cuyos contadores sobrepasan los 300 km la hora cuando en España, en ninguna carretera, se puede conducir ni siquiera a 140 km/h. Sin embargo no son pocas las veces que tráfico ha detectado conductores a más de 200 km la hora y solo de tarde en vez se logra detectar uno de esos casos, ¿pero cuántos son en realidad los que incumplen la normativa?, ¿van a darle un buen repaso a la señalización de las carreteras y al mal estado del firme de las mismas? Dos causas muy conocidas en la siniestralidad vial. En fin, podríamos seguir enumerando causas que matan todos los días.