¡Qué caro se ha puesto lo de vivir! Han subido tanto los precios de tantas cosas que lo único que parece que puede llegar a bajar son las ganas de vivir. No puedo poner la lavadora cuando quiero, tengo que ponerla entre las 4:23 y las 5:38 de la mañana que es la hora económica; no puedo echarle gasolina al coche porque, literalmente, está el doble de cara que hace 10 años; y tengo que ir con cuidado con la compra y decidir bien qué compro, si lo caro o lo muy caro. Me da miedo que me empiecen a cobrar por respirar.

He oído algún experto que asegura que la subida de todo esto se debe a Putin y a su delicada y trastocada salud mental, y a otros expertos echarle las culpas al primero pero mi cartera y yo echamos en falta algún experto, o me basta un simple becario, que sea capaz de aportar soluciones. Da la sensación de que los que permiten los precios de las cosas, los mismos que deberían protegernos, no compran nada de todo esto porque si no, no se entiende que ellos mismos sean los primeros que permitan esta situación.

Están todos los precios tan desbordados en tantos sectores que hasta los bancos parecen buenos y con sentimientos, dan ganas de hipotecarse porque es más barato que llenar el depósito, poner dos lavadoras y hacer la compra. Está todo tan caro que me he planteado enviarle a «Es Diari» este artículo escrito a mano para ahorrar la electricidad.

Noticias relacionadas

He oído, también, que se van a destinar 20 mil millones de euros (que si te soy sincero no sé ni cuánto dinero es porque es una cantidad que no me puedo ni imaginar) a políticas de igualdad, que me parece estupendo, pero me han dado ganas de advertirles que con eso no te alcanza ni para hacer una quedada tipo brunch.

A mí me da que se gastan el doble en políticas de ‘me da igual’. «Me da igual que suban los precios de la luz, de los carburantes, de la compra». Y les da igual, por ejemplo, el terrible aumento de casos de suicidios desde que arrancó esta pandemia que tenía que ser «un caso o dos aislado». A ratos, también me ha parecido que les daba igual todo lo que ha pasado.

Normalmente escribo unos 2.500 caracteres en esta columna pero así como están las cosas será mejor que esta semana rebaje, no vaya a ser que también me cobren por eso. Lo mismo la semana que viene está más fácil la vida.

dgelabertpetrus@gmail.com