Hoy tenemos muchas cositas queridos lectores, así que vayamos al grano y no perdamos el tiempo como cuando intentamos convencer a un monárquico de que nadie tiene la sangre azul, y de que nadie es un ser superior al resto por obra y gracia de un dios imaginario, puestos a fliparnos con seres que tienen poderes extraordinarias me quedo con Spiderman y Capitana Marvel, ojito, exijo un respeto, allá cada cual con su libertad para elegir textos sagrados. Soy lo peor, arranco con un «no nos liemos» y en dos líneas me he ido tan lejos del meollo de la cuestión como lejos está un neoliberal de la solidaridad. Necesito un punto y aparte más que nunca, a ver si en el siguiente párrafo me centro.

Lo lanzo desde la bella isla de Menorca al resto del mundo (que pretencioso suena): la cultura del esfuerzo es el mayor timo de todos los tiempos. Le voy a poner unas exclamaciones para darle más énfasis a la idea: ¡a la mierda con la cultura del esfuerzo, es una engañifa colosal! Hay personas que se esfuerzan toda la vida como auténticos titanes y se comen los mocos sin remedio porque el sistema trabaja para tenerlos explotados desde la cuna hasta el ataúd, y en cambio otros con que no se caguen encima mientras mastican chicle y recuerden el número PIN de la tarjeta de los papis ya tienen suficiente para vendernos la moto de que son grandes empresarios y no sé qué estupideces más, que poquito se habla de las minas de esmeralda que tiene el papá de Elon Musk, por poner un ejemplo así a lo tonto.

Noticias relacionadas

Los que dicen que son la España que madruga no han madrugado en su vida, o bien han vivido de chiringuitos políticos toda su ponzoñosa existencia, o bien vienen de familias que no le hacían asco a eso de la esclavitud. Los que dicen que hay que moderar los salarios a los curritos no dicen nada de los altos sueldos de los ejecutivos del IBEX35, son tan cutres que cobrando más de 100 mil eurazos al mes son capaces de manifestarse en contra de subir el sueldo mínimo interprofesional, o de estar en contra de que se suban los sueldos a niveles de dignidad para compensar la inflación. Puestos a quedarme con personas malas prefiero al Joker y al Duende Verde, estos últimos son de ficción y por tanto no pueden dejar morir a los ancianos en las residencias sin trasladarlos a los hospitales, ni pegarle tal tijeretazo a la seguridad social que si en la capital del reino tienes algún problema mental y pides hoy hora para un psicólogo clínico te darán para enero del 2024, cojamos aire.

Cuando haría falta un ejército de psicólogos para paliar mínimamente todo el sufrimiento que causa este sistema tóxico y cruel, nos encontramos con una media de cuatro psicólogos públicos por cada 200 mil habitantes Y así es como entienden el mundo estos inhumanos neoliberales y sus socios los neofachas, y saben qué, se llevan el apoyo de millones de personas. Después nos sorprendemos porque, según datos oficiales, hay unos once suicidios diarios en este país, «semos asín».           

Atención pregunta ¿quiénes son los auténticos villanos?, ¿quiénes son los genocidas que se esconden bajo fachadas de hombres respetables, perfumados y trajeados? Cuando contestemos sin miedo y en voz muy alta a estas preguntas podremos empezar a hacer cositas para cambiarlo. Venga, me voy a esforzar para que luego no digan, me cago con todas mis fuerzas en el mundial de Qatar y en todo lo que representa, la verdad es que no me ha costado nada -emoticono con carita de ojito guiñado-. Lúpulo y feliz jueves.