La periodista se recupera en casa tras una operación de húmero.

0

La semana pasada, durante sus vacaciones en Francia, la periodista Mercedes Milá sufrió un accidente de bicicleta en la que se «destrozó» la cabeza del húmero. Tras recibir diferentes diagnósticos y pasar por varios centros clínicos, Milà ha recibido este lunes el alta hospitalaria tras una intervención quirúrgica de urgencia en la Clínica Dexeus de Barcelona, de la que se encargó el reconocido traumatólogo Xavier Mir, entre cuyos pacientes se encuentran Marc Márquez o Jorge Lorenzo. La periodista ha informado de su estado en Instagram, donde se ha mostrado muy satisfecha con el trato recibido por parte del equipo médico de la clínica, donde nacieron cuatro de sus hermanas.

Noticias relacionadas

«Para nosotros Dexeus es un nombre familiar, lo identificamos con salud. Lo que no estaba previsto es que un médico de máxima categoría me salvara un hueso tan importante como el húmero, el hombro en definitiva, en los primeros días de este agosto tan fresquito. Algunos ya habréis leído la historia: un tábano francés me provocó una caída en bici en el centro de Francia y me borró todos los planes de verano. Gracias a unos amigos muy queridos, me tocó la lotería médica y el traumatólogo Xavier Mir, me operó en el Hospital Dexeus en Barcelona, solventando a la perfección el grave problema que tenía», escribe Milá, que también resalta las cualidades humanas del doctor Mir: «Me fascinan los cirujanos y su extraordinaria capacidad de viajar por el interior de nuestro cuerpo arreglando desaguisados, pero si además son generosos en sus explicaciones, comprensivos con nuestros dolores y con mucho sentido del humor, esos reciben mis aplausos y mi cariño para siempre».

La periodista también ha mencionado el importante papel de la instrumentista Raquel Gordo, de las doctoras Maria Teresa Marlet y Nerea Goicoechea, de las traumas y anestesistas Yolanda Boliart y Yolanda Filella, así como de «enfermeras, auxiliares y todos y cada uno de los que me han ayudado éstas pocas horas que he permanecido ingresada, son los 'culpables' de que me haya ido de alta con la mejor impresión posible. Solo tengo un pero: o cambian las almohadas o la próxima, si la hubiera, me la llevaré de casa», concluye Milà con sentido del Humor. Ahora, la periodista abandonará sus planes de verano para centrarse en la larga recuperación que tiene por delante.