Andreu en un instante del programa.

1

Este miércoles se ha estrenado la quinta edición de 'La isla de las tentaciones', el reality show de Telecinco donde jóvenes parejas ponen a prueba la solidez de su relación, la fortaleza de su vínculo y, como el profeta en el desierto, su capacidad de vencer las provocaciones del mal. Una de las claves del éxito del programa es el juego y la conversación que genera en redes sociales. Sus seguidores más fieles, que no pasan por alto un solo gesto, no tardaron en crear los primeros memes de esta edición. En este caso, la primera víctima de las mofas de la audiencia fue Andreu, el joven mallorquín de 27 años que ha viajado a La Isla junto a su pareja Paola.

Siempre con su guitarra a la espalda, la música es un pilar en la vida de Andreu, compositor y cantautor. En la villa de los chicos, durante la presentación de algunas de las novedades, Sandra Barneda le preguntó al joven por aquello que le preocupa y este, ni corto ni perezoso, como si de un musical se tratara, le respondió cantando a capela algunos de sus 'versos más tristes', como en el popular poema de Neruda. «Si te quedas cerca ya no quiero nada. Siento las balas, de tus palabras, atravesando partes de mi alma», entonó Andreu, dejando perpleja a la conductora del programa.

A los espectadores les pareció especialmente simpática la improvisación de Andreu y, en pocos segundos, inundaron Twitter de chistes y comentarios jocosos. «Este sale con la novia, esto no se lo aguanta otra», «Este debe ser primo de Joaquín, el de la Ruleta de la Suerte, por el parecido en su voz», «Qué mono es Andreu de La Isla de las Tentaciones» o «El Andreu de La Isla de las Tentaciones me cante aixina i m'en vaig correns», fueron algunos de los comentarios que despertó la primera actuación estelar del mallorquín. Ahora bien, no todo fueron risas en el primer día de la emisión del reality: muchos usuarios de Mitele se quejaron de los fallos de la plataforma de Mediaset España, que les impedía ver los contenidos por un error que no se solucionó hasta la medianoche.