Comparecencia ante los medios de la exprimera ministra sueca. | Reuters

La primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, ha asumido su derrota frente al bloque de derechas en las elecciones generales del pasado domingo y ha anunciado su dimisión como jefa de Gobierno, cargo que desempeña desde noviembre del pasado año. Andersson ha convocado este miércoles una rueda de prensa en la que, en primer lugar, ha reconocido que la alternativa de gobierno del Partido Moderado, liderado por Ulf Kristersson, es la que ha recibido más apoyo de la ciudadanía.

Así, la primera ministra ha adelantado que el jueves presentará su dimisión al presidente del Parlamento, Andreas Norlen, si bien ha matizado que seguirá al frente del Partido Socialdemócrata, con quien dice que liderará la oposición al nuevo Ejecutivo. Pese a que el Partido Socialdemócrata ha sido la formación más votada, con un 30,4 por ciento de los apoyos, el bloque formado por el Partido Moderado y el ultraderechista Demócratas de Suecia es quien cuenta con mayoría.

Sin embargo, Andersson ha matizado que si finalmente Kristersson no es capaz de formar gobierno, estará dispuesta a «cooperar con cualquiera que quiera ser parte de la solución a los problemas que enfrenta Suecia».

Kristersson, por su parte, ya ha confirmado que ha iniciado las conversaciones para la formación de Gobierno. «Los moderados y los demás partidos de mi lado han recibido el mandato de cambio que pedíamos», ha dicho. «Ahora estoy comenzando el trabajo de formar un nuevo gobierno efectivo (...) Quiero juntar, no dividir», ha dicho en un vídeo publicado en su perfil de la red social Instagram, recogido por la televisión pública sueca SVT.