Al menos trece personas murieron, siete de ellas menores de edad, en un tiroteo en una escuela de Izhevsk, ciudad al pie de los Urales, según el Comité de Instrucción ruso. «Según los datos preliminares, ese crimen acabó con la vida de nueve personas: dos guardias, dos profesores y cinco menores», dice el organismo en un comunicado, publicado en su web.

Previamente, el Ministerio del Interior ruso había informado de al menos seis fallecidos y 20 heridas a raíz del suceso. El jefe de la capital de la república rusa de Udmurtia, Alexandr Brechálov, escribió previamente en Telegram que había ocurrido «una tragedia en Izhevsk, en la escuela número 88». «Una persona no identificada entró en la escuela, mató a un guardia. Hay víctimas entre niños y heridos», dijo.

Brechálov, quien acudió inmediatamente al lugar del suceso, afirmó que el tirador se ha suicidado. Lo confirmó también el Ministerio del Interior de la república rusa, quien informó del hallazgo del cuerpo del atacante. Ya están trascendiendo las primeras imágenes del interior del centro escolar. Según algunos medios locales el tirador de Izhevsk había escrito la palabra «odio» en los cargadores con los que ha irrumpido este lunes en las instalaciones, antes de abrir fuego contra los allí presentes.

Por el momento no constan más datos sobre el individuo que ha atentado contra la escuela 88 de Izhevsk, ubicada a pocos metros de la administración de la ciudad, y donde estudian cerca de un millar de alumnos, según han afirmado los medios rusos.