Avenida Istiklal de Estambul, Turquía | Europa Press

Las autoridades de Turquía han anunciado en la madrugada de este lunes que han detenido a la mujer sospechosa de haber perpetrado el atentado suicida en la concurrida avenida Istiklal de Estambul, en Turquía. El ministro del Interior, Suleiman Soylu, ha informado a los medios que la persona que presuntamente puso la bomba que causó una explosión que ha dejado al menos seis muertos y 81 heridos ha sido detenida por el Departamento de Policía de Estambul.

Soylu, además, ha vinculado a la supuesta atacante -de quien no ha trascendido más información- con la guerrilla kurda Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). «La persona que lanzó la bomba ha sido detenida. La organización terrorista PKK/PYD está en el marco de nuestros hallazgos. En un futuro cercano, les mostraremos una recompensa en la que aquellos que nos causaron este dolor pueden experimentar más y más dolor», ha afirmado Soylu en declaraciones recogidas por el canal de televisión TRT.

El líder de la cartera ministerial ha señalado, después de transmitir sus condolencias, que en los últimos años su país ha conseguido repeler cerca de 200 ataques. Sin embargo, ha calificado este suceso como una «vergüenza».

Noticias relacionadas

«Durante aproximadamente 6 años, no hemos experimentado un evento efectivo, un incidente terrorista como el que experimentamos anoche en Estambul. Nuestra nación está avergonzada», ha expresado, tras reconocer que están «ante una gran prueba». «Tenemos enfrentamientos en la montaña, en las fronteras, en la ciudad».

«La cara del terror es amarga, pero continuaremos esta lucha hasta el final sin importar el costo. Especialmente la falta de sinceridad de nuestros llamados aliados, quienes esconden a todos los terroristas que parecen ser amigos nuestros en su propio país, o dar vida a terroristas en las áreas que ocupan, en las áreas que gobiernan, y enviarles dinero desde sus propios senados, es obviamente insincero», ha lamentado Soylu.

Un atentado suicida perpetrado este domingo en la avenida Istiklal ha provocado la muerte de seis personas, incluidos dos niños. Además, 81 individuos han resultado heridos, de los cuales 50 han recibido ya el alta y otros dos se encuentran en estado grave. El vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay, confirmó que se trata de un atentado en el que una mujer, una «kamikaze», detonó el explosivo.

Estambul ha sido golpeada por varias explosiones en el pasado, incluido un atentado suicida en Istiklal en 2016 por parte de un presunto miembro del Estado Islámico que costó la vida a cinco personas. En el mismo año, las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), consideradas por Turquía como una organización terrorista, se atribuyeron la responsabilidad de un atentado con bomba que mató a 38 personas fuera de un estadio de fútbol en el área de Besiktas en el centro de Estambul.