La firma alemana presenta la versión más potente de la Clase C que combina un motor de combustión delantero y otro eléctrico en el eje trasero. | Mercedes

El diseño del nuevo C 63 S se diferencia de la Clase C de Mercedes-Benz por sus proporciones más musculosas. La berlina y el estate se basan en una carrocería AMG ampliamente modificada. Una nueva característica distintiva y exclusiva del C 63 S es la estrecha salida de aire en el centro del capó. Asimismo, por primera vez en un modelo de serie de Mercedes-AMG, un distintivo redondo con el escudo negro de AMG reemplaza a la estrella de Mercedes con corona de laurel en el capó.

DISEÑO

Los elementos típicos siguen siendo la parrilla del radiador específica de AMG, con varillas verticales y el faldón delantero AMG en diseño de ala de jet. Los faldones laterales haciendo juego, el faldón trasero con un gran difusor, así como los dos embellecedores trapezoidales de doble tubo estriado exteriormente completan el diseño. El C 63 S viene de serie con llantas de aleación AMG y neumáticos de 19 pulgadas y opcionalmente están disponibles en formato de 20 pulgadas.

Entre los detalles exclusivos de la parte trasera se encuentran el borde especial de la tapa del maletero (spoiler de techo en el Estate), la tapa del enchufe y la designación del modelo resaltada en rojo. La placa «E Performance» sobre los guardabarros destaca en la vista lateral el concepto de propulsión híbrida del modelo.

INFOENTRETENIMIENTO

El sistema de infoentretenimiento MBUX incluye varias pantallas y funciones específicas de AMG e híbridos. Entre ellos se cuentan representaciones propias en el cuadro de instrumentos, en el visualizador multimedia central de formato vertical y en la consola central, así como en el Head-up-Display opcional que ofrece estilos de visualización específicos de AMG, como Race y Supersport.

A esto se suma la tecla de acceso directo para los programas de conducción AMG Dynamic Select –«Electric», «Comfort», «Battery Hold», «Sport», «Sport+», «Race», «Smooth» e «Individual»– que están adaptados con precisión a la nueva tecnología de propulsión y ofrecen así una experiencia de conducción muy variada. A destacar además el volante AMG Performance incorporado de serie con su llamativo diseño de radios dobles y botones integrados en la superficie.

Deportividad, lujo y confort se combinan perfectamente en el interior de esta versión.

MOTOR

El nuevo Mercedes-AMG C 63 S E Performance monta un motor turbo de 2,0 litros y cuatro cilindros combinado con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente, una batería de alto rendimiento desarrollada en Affalterbach y el sistema de tracción integral totalmente variable AMG Performance 4Matic+. La potencia del sistema es de 680 CV y el par máximo de 1.020 Nm lo que le permiten unas deportivas prestaciones de conducción con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 3,4 segundos y una velocidad máxima de 280 km/h controlada electrónicamente.

El motor eléctrico de 204 CV situado junto al eje trasero se combina con una transmisión de dos marchas con acoplamiento eléctrico y el diferencial de bloqueo del eje trasero con regulación electrónica. La batería de alto rendimiento ofrece una capacidad de 6,1 kWh, 70 kW de potencia continua y 150 kW de potencia máxima durante diez segundos. Para la carga se utiliza el cargador de 3,7 kW instalado en el vehículo, que se conecta a una estación de carga, a una Wallbox o a una caja de enchufe doméstica.