El ministro, este miércoles en el Congreso. | Efe

16

El cese del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos ha centrado centrado la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde la oposición ha acorralado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, acusándole de «sabotear la independencia judicial y la investigación de presuntos delitos el 8 de marzo», y han pedido su dimisión.

El primer en hacerlo ha sido el PP. Pablo Casado, quien ha exigido responsabilidades al Gobierno de Sánchez. «Qué penosa metamorfosis del Faisán al pato cojo. l», le ha espetado. Desde Ciudadanos han preguntado directamente a Marlaska si fue él quién tomó la decisión de cesar a De los Cobos. Marlaska ha contestado a Edmundo Bal: «Usted sabe que hay una comisión de secretarios y subsecretarios que se reunió el jueves». El ministro Marlaska ha eludido contestar a las reiteradas preguntas sobre si fue él quien ordenó que varios superiores pidieran información al coronel Diego Pérez de los Cobos, cesado como jefe de la Comandancia de Madrid, para interesarse sobre la investigación judicial de la manifestación del 8M y el inicio del contagio de coronavirus.
Desde Roldán nadie había manchado así a la Guardia Civi

Dicho esto, ha criticado que el Gobierno pretenda «tapar» ahora el cese de Pérez de los Cobos con un «aumento salarial aprobado por el PP y negado hasta ahora por el gabinete socialista». Sin embargo, ha avisado que el PP llegará hasta el final. «Señor Sánchez, el que sobra en esta farsa, ya convertida en tragedia no es un coronel, el que sobra es su ministro», ha solicitado Casado, pidiendo así la destitución del ministro del Interior.

Durante la sesión de preguntas, Marlaska ha asegurado que desconoce el informe de la Guardia Civil sobre las manifestaciones del 8M entregado en el juzgado y ha negado cualquier tipo de injerencias en la labor de este cuerpo y en el poder judicial.

Vox y Ciudadanos también se han sumado a la petición de dimisión del ministro del Interior. La diputada de Vox, Macarena Olana, ha comunicado al ministro que su grupo «ha interpuesto una querella contra la directora de la Guardia Civil y su secretario de Seguridad». Ignacio Gil Lázaro (Vox), en su turno de palabra, ha recriminado al ministro que tratara «de impedir las manifestaciones de Vox de la semana pasada. Carga contra los funcionarios que se resisten a su gestión. Su gestión en el caso de Pérez de los Cobos es miserable. Es miserable pretender inferir en una investigación judicial en curso usando a un subalterno como chivato. Es miserable cesar a alguien porque cumple con la ley. Es miserable intentar comprar el honor y el silencio de la Guardia Civil con una subida salarial. Una vergüenza. Por encima de usted, está España y nuestra querida y respetada Guardia Civil».

Grande-Marlaska ha defendido a su secretario de Estado de Seguridad y a la directora general de la Guardia Civil por ser unos «excelentes profesionales» y ha insistido en la versión de que lo que hizo fue una remodelación de equipos que afecta a cargos de libre designación.

En este sentido, el ministro ha afeado el «flaco favor» que hacen los grupos parlamentarios que han aireado las llamadas telefónicas a Pérez de los Cobos con supuestas presiones tanto de la directora del Instituto Armado, María Gámez, como de dos generales, José Antonio Berrocal, jefe de la Zona de Madrid, y Fernando Santafé, jefe del Mando de Operaciones Territoriales.