El candidato del Partido Popular a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. | Efe

El presidente de la Junta de Castilla y León en funciones y candidato del PP a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado este viernes que la Ley autonómica contra la Violencia de Género «va a seguir existiendo», a la vez que elevará a rango de ley el plan contra la violencia intrafamiliar que ya existía en la Comunidad desde 2019, por lo que coexistirán. Tras reunirse de forma telemática con los presidentes provinciales del PP para analizar el acuerdo de gobierno suscrito ayer con Vox, Mañueco ha hecho este planteamiento en una rueda de prensa en la que ha defendido que la aprobación de una ley contra la violencia intrafamiliar «en nada modifica» la vigente Ley contra la Violencia de Género y que no dará «ni un paso atrás» en esta materia.

Cuando ha comenzado a referirse a esta cuestión, Mañueco ha reconocido que el acuerdo con Vox «ha generado dudas» sobre el tratamiento que tendrá la «violencia intrafamiliar», cuyo plan actual «tiene una vigencia que expira en unos meses», y su vinculación con la actual Ley contra la violencia machista. Una norma que profundizará en cuestiones como la «violencia vicaria», tal y como figuraba en el anteproyecto de modificación que aprobó su Gobierno en septiembre pasado. «Me ratifico», ha zanjado al ser preguntado por si mantenía sus palabras de la campaña electoral, cuando aludió a sus hijas, su esposa y otras mujeres de su familia como garantía de que no dará «ni un paso atrás» contra la violencia machista, convencido de que en esta y otras materias su acuerdo con Vox no quiebra el principio de igualdad entre mujeres y hombres que defiende el PP.

Noticias relacionadas

En su opinión, el pacto con Vox es «perfectamente complementario» con lo que ha dicho en esta materia porque, sin modificar la Ley contra la Violencia de Género, se aprobará una norma que busca dar «una protección mayor a las personas que puedan sufrir violencia en el ámbito familiar, como mayores, personas discapacitadas, niños...». «Nada tiene que ver con el menosprecio o minusvaloración de la violencia de género, es complementario», ha resumido Mañueco, convencido de que «lo importante no es cómo se llama, sino en qué va a consistir» la normativa de protección a las víctimas de todo tipo de violencias. Mañueco ha garantizado también, «por supuesto», que el presupuesto destinado por la Junta de Castilla y León para financiar las actuaciones de la Ley contra la Violencia de Género se van a mantener. «Que se me juzgue por lo que hago o lo que digo», ha demandado el presidente en funciones, quien se ha quejado de que la crítica llegue por la expectativa de lo que puede deparar este gobierno de coalición con Vox, el primero en España. «Tranquilidad y paciencia», ha remarcado con referencias al acuerdo alcanzado, que en su opinión es respetuoso con la Constitución y con el Estatuto de Autonomía.

Adoctrinamiento en las aulas

Preguntado por si el modelo educativo «libre de adoctrinamiento ideológico» que plantea su acuerdo con Vox implica la posibilidad de utilizar el denominado 'pin parental', Mañueco ha considerado que se trata de una cuestión demasiado concreta, pero a la vez ha asegurado que en los colegios de Castilla y León actualmente «no» hay adoctrinamiento alguno, pero que PP y Vox han querido «hacer hincapié en esta materia». En este sentido, ha insistido en que desde su punto de vista el gobierno que puede surgir de este pacto con Vox no es «machista, racista, ni xenófobo», tras lo que ha retado a los periodistas a que plantearan alguna cuestión del pacto que pudiera indicar lo contrario. Como respuesta, una periodista ha planteado qué entiende por «inmigración ordenada»: «Es precisamente eso, atender a lo que es recibir a las personas a las que permite la ley que puedan venir a nuestro país y la Unión Europea». «Esta tierra es una tierra de acogimiento porque durante el último siglo y medio hemos sido tierra de emigración a otras comunidades autónomas, a otros países de la UE y a otras latitudes, fundamentalmente Iberoamérica, traslado la tranquilidad a todo el mundo de que somos una tierra de acogida y un gobierno que vamos a atender a los inmigrantes que vengan a esta tierra y que respeten la ley», ha resumido.