Los padres de Chase han publicado la imagen de su hijo para concienciar a los jóvenes.

1

Un niño de trece años se encuentra en coma por intoxicación etílica después de que un grupo de compañeros le obligaran a beber para ser amigo «de los más populares» del colegio. El suceso ha tenido lugar en Reino Unido y los padres de Chase Owen, así se llama el pequeño, han querido hacer públicas las fotos del menor en el hospital para advertir a los más pequeños de los peligros de actuar bajo la presión.

Según la información que publica Daily Mail, los padres de Chase se encontraron al niño desmayado en el jardín de su casa y los médicos detectaron que duplicaba el límite legal de alcohol en sangre permitido para conducir. Al parecer, los compañeros del colegio llevaban días camuflando vodka en botellas de refresco para obligar a otros niños a beber y luego jactarse de ellos. Un juego macabro que mantiene a Chase desde hace días en coma y a sus padres padeciendo uno de los peores momentos de sus vidas.