0

El verano es la temporada ideal para los ladrones puesto que aprovechan la ausencia de los dueños para llevar a cabo los robos en viviendas y llevarse un buen botín. Según cifras oficiales, en el primer trimestre del 2017 los robos han disminuido un 2'2% respecto a la misma época del 2016. Sin embargo, los números de hurtos aún son muy altos, dándose 6.918 casos.

Las preguntas frecuentes son cómo elige un ladrón su objetivo o cómo se puede incrementar la protección de la vivienda. Es por eso que proponemos una lista con una serie de medidas para hacer un hogar más protegido ante los delincuentes.

  • Valorar hacer una instalación de dispositivos electrónicos de alarma en las viviendas. La tecnología cada vez coge más fuerza en los sistemas de control.
  • No dejar objetos de valor fácilmente visibles desde el exterior de la casa. Sobre todo se refiere a dispositivos electrónicos y joyas. También es buena idea anotar el número de serie de los electrodomésticos y fotografiar las joyas.
  • No publicar en las redes sociales pistas de las vacaciones y en qué momento, para así evitar que los ladrones sepan la ausencia de gente en la casa.
  • Tampoco es aconsejable dejar la casa a cargo de una persona mayor. Esta solución es habitual entre las familias pero no es recomendable porque los ladrones saben que no ofrecerá mucha resistencia.
  • Dejar todas las oberturas (puertas, ventanas...) bien cerradas, y siempre con llave. A veces, por descuido se dejan medio abiertas.
  • Simular que la casa está habitada es una buena opción. Muchas veces los delincuentes se fijan en la posición de todo. Tener una familiar que mueva habitualmente las persianas o encienda una luz ayuda a fingir que hay gente dentro.
  • A ser posible, dejar entreabiertas las persianas para así aparentar actividad dentro la casa.