Crucero «Harmony of the seas» en Palma.

3

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha asegurado este martes en el Parlament que el Govern abordará la negociación para regular los cruceros turísticos a partir del año que viene.

La diputada popular Salomé Cabrera ha preguntado a Negueruela sobre esta cuestión en el turno de control al Govern en el pleno del Parlament, porque la previsión de llegada de cruceros de para 2022 es favorable pero «la incertidumbre sigue reinando» porque no se sabe si habrá moratoria como había anunciado el ejecutivo autonómico.

«Dijimos que se iba a regular el número de llegada de cruceros y se está trabajando en ese sentido», ha respondido Negueruela, que ha señalado que este año prácticamente no han venido el número de cruceros de cualquier otro año.

«Trabajaremos para que el año que viene, que es un año de recuperación, esté en marcha la negociación para la regulación de cruceros», ha añadido y ha indicado que se mantendrán los contactos con las patronales del sector.

Cabrera ha acusado a Negueruela de «aplicar políticas erráticas» porque comenzó pidiendo menos cruceros y anunciando una moratoria, además retrasó la puesta en marcha los protocolos covid para el reinicio de los cruceros pero después «acudió al comité de bienvenida» cuando vino el primer buque.

La diputada del PP ha expresado su preocupación por los efectos sobre la recuperación que puede tener la regulación y ha pedido a Negueruela que «trabaje en la ordenación de la llegada de cruceros pero en base a estudios objetivos y con el sector».
«Abandone de una vez el intervencionismo, la opacidad y sus postulados antiturísticos», ha pedido Cabrera.

Negueruela ha defendido que el Govern ha puesto en marcha «las mayores ayudas de la historia para el sector turístico». «No hemos abortado el crecimiento en esta temporada sino al contrario», ha añadido.

Según el consellera, lo que ha cambiado los planteamientos ha sido «que existe la covid», pero el Govern mantiene el diálogo con el sector, patronales y sindicatos y ha ido «introduciendo cambios para evitar crisis y problemas». «Haremos la regulación comprometida y acordada», ha insistido.