La presidenta balear, Francina Armengol. | Youtube

14

La presidenta de Balears, Francina Armengol, ha apelado este vienes al «corazón» de los 160.000 ciudadanos de Baleares que aún no se han vacunado de la COVID-19 y ha afirmado que la vacuna es «la única esperanza de salvación y de superar definitivamente esta pandemia». Con ocasión de una rueda de prensa, Armengol ha subrayado que la vacuna protege a «uno mismo» de las consecuencias graves de esta enfermedad y salvaguarda a los demás, a toda la sociedad. Armengol ha reseñado que, en estos momentos, «siguen siendo muy vulnerables los niños menores de 12 años», que aún no han recibido la vacuna, por lo que es importante que el resto de la población esté inmunizada para protegerles. La presidenta ha dicho que ha costado «mucho» crear y distribuir la vacuna, que es gratuita para todos los ciudadanos. También ha recordado que Baleares exige el pasaporte COVID para entrar a discotecas y residencias de personas mayores y que el Govern anunciará el próximo lunes la ampliación de este requisito en más lugares y actividades. El certificado covid «funciona» y es una medida de protección de la salud pública que incentiva la vacunación de la población, ha defendido.