Imagen de un cribado en Sóller. | Redacción 20M

1

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB) exigió este lunes a la Administración que resuelva de forma urgente la tramitación de las altas laborales que complican el funcionamiento de las empresas. «Desde CAEB exigimos a la Administración una solución urgente, ágil y eficiente para controlar y aliviar esta situación», ha destacado la presidenta de patronal Carmen Planas, en una nota. Según los datos que maneja la CAEB y publicados del anterior mes de diciembre, en Baleares unas 7.300 personas estuvieron de baja laboral por la COVID, un 270 % más respecto a noviembre.

La CAEB ha señalado que la sexta ola de contagios por la COVID ha causado un colapso de los centros de Atención Primaria y un desbordado la gestión de los trámites de bajas y altas laborales, lo que de acuerdo a la patronal, «está suponiendo un alargamiento innecesario de los procesos de incapacidad temporal, con importantes repercusiones para las empresas, tanto a nivel organizativo como económico, además de los costes que supone para la Seguridad Social y el Estado».

También la patronal ha indicado que se suma a las reivindicaciones realizadas por otras organizaciones empresariales para la activación de un alta automática o el establecimiento de un mecanismo por el que los facultativos médicos tramiten simultáneamente los partes de baja y alta en un solo acto médico, con la duración de siete días establecida el 30 de diciembre por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. «De este modo, las empresas podrían gestionar mucho mejor sus plantillas y los facultativos médicos de Atención Primera reducirían a la mitad su carga de trabajo en este tipo de gestiones administrativa».

Por otra parte, la presidenta de CAEB ha solicitado que «Con un criterio técnico-sanitario, se revise la duración de los periodos de cuarentena en las personas vacunadas, de modo que puedan reducirse al mínimo en los casos asintomáticos o con sintomatología leve». Cantabria, País Vasco y Melilla han aprobado esta medida de alta y baja laboral simultánea de una duración de siete días.