Vista del laboratorio de Microbiología del Hospital Son Espases. | Pere Bota

0

Son Espases ha confirmado por PCR la presencia de 30 casos de la nueva subvariante ómicron (BA.2) en Balears, aunque ha estimado que esta cifra supera actualmente el centenar, ya que la mayoría de pruebas que se realizan para detectar la enfermedad son test de antígenos, que no especifican la variante. Así lo ha indicado este martes en declaraciones a Europa Press el jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Son Espases, el doctor Antonio Oliver, quien ha detallado que, actualmente, «el 80 por ciento de las pruebas que se hacen son antígenos, frente a un 20 por ciento de PCR», que sí analizan la cepa. Por eso, «habrá más de 100 casos seguro», ha previsto.

Concretamente, el doctor ha explicado que el 95 por ciento de los casos detectados en el archipiélago a cierre de la semana pasada fueron Ómicron, «un poco menos que en la anterior, cuando su presencia era del 96,3 por ciento». Del 5 por ciento restante, un 2 por ciento se corresponde a la variante Delta y un 3 por ciento, a la nueva subvariante, «por lo que parece ésta que ha aumentado ligeramente respecto a la semana anterior», ha añadido. No obstante, Oliver ha señalado que, «aunque la subvariante esté en subida, de momento está muy lejos de los niveles de Ómicron», y ha remarcado que es muy difícil que presente un pico tan exagerado como el que causó la cepa original. Asimismo, preguntado por las características de la BA.2, ha destacado que «es parecida a Ómicron, muy contagiosa, por lo que están más o menos a la par, también en cuanto a sintomatología».

La sexta ola de coronavirus en Balears

Respecto a la situación del pico de la sexta ola en Balears, el doctor ha puntualizado que «todavía se observa un descenso en forma de meseta», aunque es verdad que «el número de positivos ha bajado». Ahora, el hospital analiza una media de 1.500 pruebas diagnósticas diarias, frente a las 2.000 de la semana anterior, que arrojan una positividad del 35 por ciento, mientras que la semana pasada superaba el 40 por ciento. «Todavía estamos en esta meseta, es posible que haya un descenso pero no es muy acusado, también teniendo en cuenta la nueva situación actual, donde hay muchos casos que no se están diagnosticando o registrando porque son casos leves que se quedan sin notificar», ha dicho. Con todo, esta bajada se podría consolidar en los próximos días. «La incidencia acumulada en Baleares es muy alta todavía, pero la semana que viene se verán datos más favorables y se podría ver ya un descenso importante», ha concluido.