La Federación Empresarial Balear de Transportes apoya las reivindicaciones de los transportistas que están protestando este lunes en Palma, pero no comparte las formas porque «no es una huelga convocada». Así se ha manifestado el presidente de la citada entidad, Rafael Roig. En este punto, ha añadido que cree en el diálogo y espera poder conseguir que el Gobierno central prácticamente elimine los impuestos de los carburantes, en los que ha argumentando que representan el 54 por ciento. El gasóleo tipo A, el combustible de automoción más consumido en España, se vende ya por encima de los dos euros el litro en más de un centenar de gasolineras españolas.

Noticias relacionadas

Roig ha informado que este martes se reúne la junta directiva de la Federación Empresarial Balear de Transportes y, posteriormente, se reunirá con el conseller de Mobilitat i Habitatge, Josep Marí i Ribas. En función de los resultados de estos encuentros adoptarán unas medidas u otras; pero, de momento, no está previsto convocar una huelga. El presidente de la Federación Empresarial Balear de Transportes ha recordado que la competencia para bajar los impuestos al precio de los carburantes es del Gobierno central y ha añadido que la semana pasada pidió a la presidenta del Govern, Francina Armengol, que expusiese en el encuentro de presidentes celebrado este pasado fin de semana en La Palma que pidiese al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que adoptase medidas urgentes para bajar el precio del combustible. Roig ha destacado que esta medida beneficiaría prácticamente a todos los ciudadanos, puesto que la gran mayoría tiene que llenar el depósito de su vehículo para poder realizar desplazamientos necesarios, como desplazarse hasta su puesto de trabajo.

Preguntado por si le ha sorprendido el seguimiento que está teniendo la protesta de los transportistas en las Islas, ha respondido que «la gente está nerviosa y es normal». Los transportistas han provocado este lunes grandes retenciones en los accesos a Palma y desde primera hora de la mañana camiones han ocasionado problemas en los accesos a la ciudad como protesta al encarecimiento del precio del combustible. La Federación Empresarial Balear de Transportes y unos 140 camiones han pasado por la sede de la citada entidad en señal de protesta.