El empresario de Porroig investigado por delito medioambiental continúa con su actividad

7

La cala de Porroig, en Ibiza, continúa siendo motivo de polémica. Vecinos y voluntarios de la zona denunciaron recientemente la utilización «invasiva y agresiva» de estas aguas por parte de algunas embarcaciones que fondean sobre la posidonia y se muestran poco respetuosas con los bañistas. Tras el último episodio de confrontación entre vecinos y una embarcación, la plataforma Salvem Sa Badia de Portmany denunció que un individuo gestiona de forma ilegal los amarres de la cala, alquilándolos a otras embarcaciones como si se tratará de un puerto deportivo.

Aunque actualmente está siendo investigado por un presunto delito medioambiental contra la flora y la fauna, según informó este pasado jueves la Guardia Civil, el individuo continúa ejerciendo sus actividades con total tranquilidad e impunidad. Así queda evidente en los vídeos que vecinos de la zona han hecho llegar a Periódico de Ibiza y Formentera durante la mañana de este lunes. En ellos se puede observar cómo este individuo arrastra embarcaciones y ofrece sus servicios a quienes recalan con sus embarcaciones en la bahía de Porroig, de manera que usa la bahía de Porroig como un puerto deportivo encubierto.

Según explican desde la plataforma Salvem Sa Badia, este individuo se acerca a los usuarios de las embarcaciones que le alquilan sus amarres ilegales y les acerca un cabo para fondear. Estos usuarios de embarcaciones pagan directamente a esta persona, según explican desde Salvem Sa Badia. Usuarios náuticos han explicado a este periódico, además, que esta persona se acerca «de muy malas maneras» a las embarcaciones a exigir el dinero. También es frecuente ver a este ‘pirata’ desatando varias lanchas neumáticas de su propiedad, que usa para ir ocupando las boyas que quedan libres cuando las embarcaciones las abandonan. Así, se pasa el día moviendo las barcas de una boya a otra. Estos amarres ilegales, además, son usados por chárteres náuticos también ilegales, que usan la bahía como fondeadero. La situación no es nueva, pero se ha agravado esta temporada, donde queda más patente que nunca que Porroig funciona como un «puerto deportivo encubierto e ilegal», según denuncian vecinos de la zona y usuarios náuticos legales. El individuo que usa Porroig como puerto deportivo ilegal se ha enfrentado en varias ocasiones a voluntarios y vecinos que le han recriminado su actividad.