Albert Torres coge en brazos a su hijo, Martí, en presencia de su pareja, Mar Bonnín, en la salida de Alcudia. | Fernando Fernández

0

No sabemos todavía si ha nacido para ser ciclista, pero con apenas un mes de vida, el pequeño Martí Torres Bonnín ya puede presumir de ser el benjamín de la Challenge 2022. Y no pudo tener mejor apoyo en la línea de salida de Alcúdia su padre, el corredor menorquín del Movistar Team Albert Torres, que enseguida que pudo cogió en brazos a su primogénito, a quien protegió del frío y ofreció todo su cariño antes de estrenar la temporada en Mallorca.

Hijo de ciclistas, pues además de Albert, su madre María del Mar -hija del expresidente de la Federación Balear, Xavier Bonnín- fue corredora y campeona nacional, el pequeño Martí se convirtió en el protagonista en el arranque del Trofeo Alcúdia, segunda prueba de la Challenge. Desde primera hora, su madre y sus abuelos paternos aguardaron la llegada del Movistar a la salida, donde se unió su tío materno, Víctor, reconocido mecánico que el pasado verano acompañó al Albert y el equipo español de pista en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Las cámaras apuntaron hacia un bebé que respira ciclismo por los cuatro costados dentro de una familia muy conocida dentro de este ámbito y cuya llegada fue el mejor regalo de Navidad posible semanas atrás. La estancia del Movistar Team en la Isla permitirá a Albert Torres, tras unas semanas concentrado en Almería, poder pasar más tiempo con Martí, que ya conoció de primera mano el oficio de su padre, orgulloso y cariñoso hacia, quién sabe, si un futuro campeón de nuestro ciclismo. Genes no le faltan...