El ciutadellenc Sergi Enrich, estandarte del equipo eibarrés | EFE

1

El campo de Ipurúa acogió en la noche de este viernes un partido histórico desde una óptica menorquina, con motivo del duelo entre el Éibar y la Real Sociedad (2-1), que a su vez enfrentó a dos futbolistas nacidos en la Isla, el ciutadellenc Sergi Enrich, estandarte del equipo eibarrés, con el delantero realista Jon Bautista, nacido en Maó, si bien fubolísticamente forjado en Euskadi.

William José, de penalti, avanzó al cuadro donostiarra, a los 15 minutos de juego, en una acción que además de otorgar provisional ventaja a la Real (0-1), resultó fatídica, en tanto que el mismo William José se dolió tras batir el marco local y fue reemplazado por Bautista en el 17 de partido. Sergi Enrich, por su parte, apareció en el 'once' inicial del Eibar.

Aunque ninguno de los dos delanteros de Menorca anotó gol, ambos se mostraron muy participativos sobre el césped, especialmente el jugador de Ciutadella, cuyo trabajo y desgaste contribuyó a que el Éibar invirtiese el resultado. El catalán cedido por el Barça, Marc Cardona, empató a los 26 minutos para el Éibar, y Charles, en el descuento (91), declinó el triunfo para el cuadro armero de un testarazo de gran factura.

El triunfo en el derbi gipuzkoano supone el primero que celebra esta temporada el Éibar en liga. Sergi Enrich se impone a Jon Bautista.