Izan controlando el balón, en un partido de este curso | Gemma Andreu

0

La totalidad de la plantilla del CE Mercadal va retomando los entrenamientos tras siete días de aislamiento de nueve rojiblancos por un brote de covid-19 que obligó a suspender el trabajo en grupo del equipo de Pere Vadell, así como el último partido de Tercera División que debía jugar el pasado domingo en feudo del Murense. Una semana después de que se declarara el brote, el Mercadal regresó paulatinamente al trabajo en Sant Martí. Así lo confirmó este jueves a este diario el propio Vadell, deseoso de que regresa la bendita normalidad a la cúpula del equipo.

De esta manera, en principio, este sábado 29 de enero, la escuadra insular retomará la competición para jugar en casa el dramático encuentro frente al Son Verí, rival directo en la lucha por evitar el descenso.

Desde este jueves noche fueron regresando a la dinámica de trabajo de equipo los nueve jugadores que dieron positivo en las pruebas PCR y ya para hoy Vadell tiene programado poder entrenar con cierta normalidad para preparar el partido del Son Verí.

En cuanto al encuentro aplazado del pasado fin de semana en Muro frente al Murense, desde el Mercadal esperan cerrar una fecha estas próximas horas, junto al propio club mallorquín y la Federació de Futbol de les Illes Balears. La problemática llega desde el rival, ya que el Murense cuenta con hasta tres partidos suspendidos por covid-19 en lo que llevamos de liga.

Vadell, resignado y realista

Vadell reconocía este jueves desconocer «cómo me van a llegar físicamente los nueve jugadores positivos, es una incógnita. Se tratará de coger la forma y sensaciones y a ver si entre hoy y mañana podemos preparar la ‘final’ del sábado ante el Son Verí», exclamaba el técnico, consciente de la importancia del partido. «En nuestra mente está sumar 26 puntos con un triunfo que nos valdría mucho porque el Mercadal compite muy bien. ¿El sábado? Será una convocatoria a partir de los estados físicos», dijo.