Uno de los últimos entrenamientos previos al encuentro de hoy, con Cris Llorens en la red. | Josep Bagur Gomila

0

Choque con las espadas en alto y con muchas connotaciones el que espera esta noche (19h) al aficionado menorquín en el Pavelló Municipal de Ciutadella. Un Avarca de Menorca que busca reivindicarse, corroborar su línea ascendente de juego y ser el equipo que la Liga Iberdrola se esperaba en verano, recibe al Cajasol Sevilla– también en clara línea ascendente tras sumar dos triunfos consecutivos–, más que obligado a sumar los tres puntos. Sí, para dar un golpe sobre la mesa en la competición doméstica y para ellas mismas; pero también, para afrontar la última jornada de la primera vuelta en Gran Canaria, en disponibilidad de lograr ‘in extremis’ su billete para la Copa de la Reina 2022.

La enésima presencia del Avarca en febrero en Lugo– reto querido por la afición ciutadellenca–, pasa por doblegar hoy a las de José M. González ‘Magú’, que llegan además con la plantilla y sus constantes vitales muy reforzadas y conscientes que a este Avarca de momento, si lo aprietas, le entran serias dudas.

El equipo de Bep Llorens, con toda la plantilla disponible a excepción de la lesión de larga duración de la joven mallorquina, Sara Sánchez, mantiene su discurso de ir partido a partido para seguir creciendo en la competición. Sin embargo, esta victoria de hoy ante un incómodo Cajasol Sevilla se hace sumamente obligado de cara al primer gran reto de la temporada 2021-22; más, a sabiendas que el torneo del KO tendrá como anfitrión al Emevé Lugo gallego, equipo que podría acabar entrando al evento por su calidad de local, dejando en cinco puestos solo la Copa.

Sensaciones asturianas

La jugadora de Gijón, Cris Llorens, fue nuevamente una de las mejores del Avarca en la trascendental victoria ante el Barça. Un seguro de vida y de los fichajes más rentables logrados por el club esta última década, la asturiana reconocía ayer la importancia de vencer a las azulgrana. «La victoria del fin de semana pasado nos puso en el camino en el que queremos estar pero desde el lunes hemos estado ya con la mirada puesta en Cajasol», señalaba Llorens, «conscientes de las buenas sensaciones del sábado pasado– ante el Barça– pero también de que no hay tiempo para relajarse porque esta noche tenemos otro partido difícil».

Cris Llorens, siguiendo la línea del club de relativizar la importancia de los títulos, no quiso hablar de una final ante el Cajasol. Para la gijonesa, «nosotras vamos siempre a por todas y hoy no será menos. El Cajasol vendrá reforzado con dos fichajes nuevos y tendremos que plantarle cara. Sin duda, el mejor escenario para nosotras es jugar este partido en Ciutadella, con nuestra afición», exclamaba. E insistió la jugadora que, «aunque matemáticamente seguimos con opciones», de ir a la Copa de la Reina de Lugo, «a día de hoy nuestro objetivo principal no es meternos en Copa. Hemos estado trabajando con el objetivo de ganar esta noche; pero no de ganar para meternos en Copa», insistía.

El Avarca, para la atacante-receptora, «lleva trabajando bien desde la pretemporada y aunque hemos tenido momentos muy buenos no siempre ha sido motivo de victoria», analizaba, a la hora de encontrar el por qué de su inesperada situación. «Todavía no hemos llegado al ecuador de la liga y las sensaciones cada día son mejores, estamos en un buen camino de trabajo en el que confío que aún nos hará disfrutar mucho del voleibol en Ciutadella esta temporada».