El Avarca se tuvo que rehacer de un mal comienzo en La Rioja pero con actitud y empuje logró remontar el primer set en contra y llevarse el triunfo en El Ferial | RFEVB

0

Nunca han dejado indiferentes los enfrentamientos entre el Avarca de Menorca y el Haro Rioja, un clásico del voleibol español femenino. Menos todavía si la cita se vive en El Ferial. Y este sábado no pudo ser menos. Todo parece indicar que el conjunto menorquín, gracias a su trabajada y sonada victoria en La Rioja (1-3), está de vuelta y en una clara línea ascendente que le ha permitido escalar posiciones y otear ya la zona noble de la clasificación de la Liga Iberdrola. Si bien es cierto que las chicas del técnico, Bep Llorens, arrastran en demasía una primera vuelta más que discreta, a día de hoy se han convertido en una de las plantillas más en forma de la liga y que apuntan a mejores sensaciones de cara al tramo definitivo de la competición.

En un continuo intercambio de titularides y protagonismos toda esta temporada– en parte gracias a la mayor amplitud y profesionalización del equipo–, Llorens ha recuperado las mejores versiones de dos de sus jugadoras más determinantes la temporada pasada, como son la madrileña, María Barrasa, y la gallega, Sara Folgueira. Ambas, titulares de nuevo, rayaron a un gran nivel y se erigieron en protagonistas, junto a la incombustible líbero, Maria A. Gomila y una Iva Pejkovic que semana a semana crece en responsabilidades, máxima anotadora con 17 puntos.

Mención especial también para el nuevo fichaje, la internacional argentina, Camila Hiruela, que con apenas unas horas de entrenamiento con su nuevo equipo, no se arrugó y dio muy buenas sensaciones. Más, viendo como Maira Westergaard, a la que Llorens sigue ‘mimando’, no entraba en demasía en dinámica de encuentro. Estos serían los nombres propios para un Avarca que además mostró vitalidad mental, reaccionando tras un monólogo riojano en el primer set. La colocadora María Barrasa, tras un periplo de suplencias que bien aprovechó María Figueroa, ha vuelto al timón del Avarca y esta semana su labor volvió a ser determinante en la repartición del juego. La madrileña hablaba ayer en este diario de la trascendencia de su último triunfo peninsular. «Era una victoria muy importante al ser un rival directo y en una cancha tan difícil como El Ferial», señalaba, asegurando que «llevarte los tres puntos siempre reconforta y te hace ver que el trabajo diario da sus frutos». Para Barrasa, «cada día y semana de trabajo suma y haciéndolo al nivel que lo hacemos todavía más. Se empezará a traducir en resultados favorables, como esta jornada», garantizaba la bermellón, encantada con su nueva compañera Hiruela. «Con los pocos días que hemos trabajado con ella y con jornada fuera de casa que se traduce en un día menos de entrenamiento me parece que su actuación del sábado fue ejemplar, al igual que estar con ella dentro del campo, que lo hizo muy fácil para las demás», analizaba.

Un Avarca que este lunes volvió a los entrenamientos con la recuperada Sara Sánchez, tras meses KO entre su lesión y la covid-19.