Imagen del concierto ofrecido por los estudiantes el pasado mayo en Maó durante la primera edición.

0

Tras celebrar su primera edición el pasado mes de mayo, el Festival d’Oboè de Menorca busca afianzarse en el calendario menorquín como una forma de estrechar lazos entre los músicos de las Islas. Ese es el reto que se han propuesto desde el Conservatori Professional de Música de Menorca y el Conservatori Superior de Música de les Illes Balears (Csmib). Para ello este sábado celebrarán de forma conjunta la segunda edición de una muestra que funciona bajo un formato mixto, el de las clases magistrales y un concierto de clausura.

En realidad se trata de una iniciativa que lleva tiempo intentando consolidarse tomando como referencia la exitosa estela desde hace unos años del Oboe Festival de Palma de Mallorca, pero la pandemia la ha retrasado en varias ocasiones. La toma de contacto de la pasada primavera ha servido a la Apima del Conservatorio menorquín para seguir apostando por un festival que cuenta con el apoyo de Caixa Colonya y la colaboración en la producción del Orfeó Maonès.

Respecto a la primera cita, repite Bruno Lucas, profesor principal de oboe del Csmib, quien insiste en los beneficios de la colaboración y estrechar lazos en torno a un instrumento como el oboe. «Nos hemos juntado en pro de un alumnado muy talentoso, unos estudiantes que merecen mucho la pena y que hay que motivar en una carrera tan larga como la musical», señala sobre un encuentro que aspira a consolidar su formato en los años venideros.

Lucas es uno de los cuatro maestros que participan en el encuentro, del que también forma parte otro profesor del Csmib,Magí Garcías, además de dos figuras invitadas al aula del conservatorio balear: el solista internacional Thomas Indermühle y Dudu Carmel, oboe principal de la Orquesta Filarmónica de Israel.