Siempre he admirado la pintura de Marga Pons Moll, cuyo seudónimo artístico es el de Subirats Jover; una pintura muy diferente a la mayoría de pintores menorquines; la suya podríamos definirla como de pintura étnica, de colores vivos cuyo principal protagonista es la figura humana, que ella, con su pincel detalla con la máxima pureza.

¿Por qué escogiste como seudónimo artístico el de Subirats Jover?
En Menorca los apellidos Pons Moll son frecuentes, incluso se da la casualidad que hay otra pintora con la que coincido no solo con los apellidos sino también con el nombre de pila y para evitar cualquier posible confusión adopté el seudónimo de Subirats Jover, como homenaje a los dos segundos apellidos de mis padres.

¿Dónde iniciaste tu etapa escolar?
Mis primeras vivencias escolares me llevan a "ca ses monjes" de Es Migjorn; pero al trasladar mis padres su residencia a Maó, cuando yo apenas tenía siete años de edad, hizo que siguiera mis estudios en el colegio "Verge de Gracia", en donde cursé toda la EGB; el siguiente paso me llevó a la Escuela de Maestría Industrial, en cuyo centro estuve durante cinco años especializándome en Administración.

Estudios que realizaste con visión de futuro dado el negocio familiar iniciado por tu padre. Pero sigamos. ¿Qué recuerdos permanecen en tu memoria de aquella etapa?
Muchos y divertidos; recuerdo que a mí Es Migjorn Gran me tiraba muchísimo, tenía mis amigas, mis cosas y el adaptarme a Maó me costó bastante; afortunadamente casi cada fin de semana lo pasábamos en Es Migjorn y aquellas visitas me reconfortaban, pero luego al instalarnos en Maó y hacer nuevas amigas me fui acostumbrando al nuevo ambiente sin ningún tipo de dificultad.

La pintura te atrajo desde el primer momento y fuiste haciendo camino.
Efectivamente, a veces pienso que nací con un pincel en la mano porque desde el primer momento la pintura siempre me atrajo por ello y una vez adaptada, ya con 14 años, me inscribí en la Escuela de Dibujo del Ateneu, con Dolores Boettcher de profesora; aquella primera experiencia me resultó muy positiva, y aunque trabajaba con mi padre, seguí en la pintura. En el Ateneu aprendí los principios básicos de ésta rama artística, pintábamos bodegones y toda clase de objetos; un buen aprendizaje.

Que proseguiste con otro profesor.
Sí, con Félix Ovejero, profundizando en las figuras y en el uso del pastel, pero el óleo me atraía más e incluso se adaptaba mejor a la pintura que yo deseaba hacer, la étnica, y así lo hice; posteriormente tuve un tercer profesor, Genci Torrent, con el que seguí progresando yendo a clases en su estudio de la calle de Sant Joan.

¿Por qué te decantaste por la pintura étnica y las figuras con sus vestiduras de vivos colores?
Las mujeres de color, con sus vestimentas de colores vivos y la expresión de sus ojos, siempre me atrajeron, al verlas por la calle sentía una atracción tan fuerte como un imán ante un metal; para mi son figuras especiales que sobresalen sobre todo por la fuerza y alegría que emanan de sus ojos.

Cien por cien expresivos.
Y que lo digas; su alegría, su fuerza expresiva es contagiosa y el colorido de sus vestidos, vivo e intenso, muy especial.

En tus lienzos, en tu pintura mantienes una línea casi invariable, la figura humana. ¿Cuáles son las razones de esta "obsesión"?
Aunque también he pintado paisajes prefiero la figura humana, puede que resulte más difícil el expresar su "vida", su personalidad, pero yo me siento a gusto y realizada como pintora trabajando sobre este tema.

Mujeres, preferentemente, y…
Sus hijos, porque forman un conjunto lleno de belleza y colorido; además al pintarlos, con una sola mirada soy capaz de captar cuanto llevan dentro, su mundo, sus esperanzas e inquietudes, incluso su soledad y su estado de ánimo.

Tus cuadros no son complicados, al contrario, llenos de una gran sencillez.
Pretendo plasmar escenas o temas cotidianos, busco más la inmediatez de las cosas de cada día, que lo abstracto.

Aunque sea una pregunta intrascendente, porque tú pintas porque la pintura te llena y te sale de dentro, tus lienzos, tus cuadros ¿tienen buena acogida?
Más de la esperada; su colorido, la fuerza expresiva de las figuras atraen poderosamente la atención y tienen una muy buena acogida; en la "Migjornale" gente que no es de Menorca, turistas o visitantes asiduos a nuestra isla, han adquirido alguno de mis cuadros y me han comentado lo mucho que mi pintura les agrada.

¿Me repites aquella maravillosa experiencia?
Como ya te he dicho en la "Gran Migjornale" siempre expongo en la casa de mis padres, donde pasé los primeros años de mi vida, y al dirigirme a abrir, dos años después de la primera "mostra", me encontré con dos mujeres, madre e hija, sentadas en un portal; me extrañó y les pregunte que hacían. "Esperándote" me dijeron, "porque llevamos todo este tiempo, dos años, ahorrando para comprarte un cuadro y queremos ser las primeras en elegir" … Quedé anonadada y emocionadísima.

Comprensible y entrañablemente emotivo. ¿Se llevaron su cuadro?
Claro y su alegría era desbordante y contagiosa, al menos lo fue para mí.

En el Salón de Primavera del Ateneu del año 2000, quedaste finalista y un año después fuiste la ganadora del concurso Ciutat de Maó. ¿Te has trazado algún objetivo en concreto?
No descarto participar en otros concursos pero no me lo he planteado como un objetivo; mi deseo es seguir pintando e ir aprendiendo.

¿Investigas en otras técnicas o "soportes"?
Sí, concretamente el acrílico pero para mí el óleo sigue siendo mi "debilidad"; en cierta manera es la técnica en la que me desenvuelvo mejor y en la que me siento más a gusto; en cuanto a lo que tú denominas "soporte" con motivo de la "Gran Mijornale" decoré una serie de "abarcas", de las que se fabrican en Es Migjorn, fue una nueva experiencia bonita y enriquecedora..

Aunque pintora conoces sobradamente, por ser ésta tu tarea "profesional", como "sobrevive" la rama de la construcción a consecuencia de la crisis económica que nos acongoja y atenaza.
Existen evidentes altibajos y cada empresa es un mundo; nosotros, afortunadamente, gozamos de "buena salud", con una plantilla reducida vamos manteniéndonos al día, con la seriedad de la que siempre hemos alardeado; estamos al día en lo que se refiere a pagos, Seguridad Social y demás dimes y diretes y esto hace que nos sintamos relativamente tranquilos.

¿En base a…?
A "una feina ben feta", y gracias a ello mantenemos la clientela; tanto para mí como para mi hermano el mantener una empresa que nuestro padre fundo hace 37 años, es un reto; ni él ni yo queremos echar por la borda el buen trabamos que nuestro padre hizo y, en ello estamos; por lo demás tanto en este sector como en otros muchos no son momentos de euforia, pero esto es lo que hay.

Parece que hayamos vuelto a un tiempo que creíamos ya superado, pero es evidente de que no es así porque el "maltrato a la mujer" ha reaparecido con toda su virulencia. ¿Entiendes esta cruel realidad?
No, de ninguna madera puede entender el maltrato a la mujer; para mi no tiene sentido y es totalmente ilógico; la mujer, por derecho propio, tiene un importante papel dentro de la sociedad y de la familia, por lo que un solo maltrato, una sola mujer violada o asesinada merece un castigo ejemplarizador.

¿Partidaria de denunciar?
Por supuesto, mirar desde la distancia este fenómeno incomprensible te permite abundar en la tesis de la expertos, la denuncia, que no siempre consigue su objetivo, pero es una "barrera" para evitar lo inevitable.

¿Cómo ves el futuro?
"Molt negre", sobre todo porque tengo dos hijos, un chico y una chica, ambos estudiando en Barcelona, María de 22 años de edad y con la carrera prácticamente terminada, y él, Joan, algo menor, 19 años, que está cubriendo etapas… Mi preocupación, como la de tantas madres radica en conocer el futuro que les aguarda; pero hay que ser positivamente optimista y confiar en que esta situación tan complicada en que vivimos irá mejorando, aunque no tengo la menor duda de que deberán trabajar muy duro para conseguir una estabilidad económica y emocional que les permita labrarse un porvenir y vivir relativamente tranquilos.

La lacra del paro sigue siendo el principal problema que nos atenaza y nos acongoja. ¿Qué sientes ante esta losa que pesa sobre la cabeza de muchísimas personas?
Sobre todo un tremendo malestar; que unos pocos dilapiden verdaderas fortunas y que otros carezcan de lo más esencial es injusto y el que les falte el trabajo para reforzar su propia autoestima es algo que me anonada, algo que no entiendo ni admito, por ello espero que las aguas vuelvan a su cauce y podamos afrontar y solucionar todos los problemas que tenemos ante nosotros, empezando por el paro.

Sí, porque el paro provoca muchísimo malestar…
Y el ambiente que se respira deja de ser humano y provoca un gran malestar social.

Aunque hablar de estos temas crea una gran congoja no puedo dejar de preguntarte tu opinión y tus sentimientos ante otra realidad atroz, la de aquellos que están sufriendo las consecuencias más duras de la crisis económica… ¿Te duele el alma?
Me duele todo, el alma y todo el cuerpo; como dices hay mucha gente en situación extrema, por ello al ver a los "indignados" pienso que les sobra la razón, y que ante una situación límite la única alternativa que les queda es echarse a la calle para intentar mejorar su status e incluso el de su familia.

Menorca vive, casi exclusivamente del turismo. ¿Necesitamos un nuevo PTI?
Me es muy difícil responderte categóricamente sobre este asunto, pero algo habrá que hacer para que nuestro turismo, el actual, vaya mejorando en calidad, sin embargo cualquier acción que se realice debe programarse desde la sensatez y sin producir "lesiones" irreversibles, en el "feble entorn natural de l'Illa".

Hemos comentado sobre algunas acciones que se pretenden llevar a cabo porque "la partida estaba asignada a ello". ¿Lo entiendes?
No, hacer por hacer, o porque hay una partida dedicada a ello para mí es inaceptable; soy partidaria de mejorar pero dentro de unas coordenadas aceptables; en estos casos de "partidas sueltas o sobrantes" yo las dedicaría a otras prioridades o a otras necesidades más urgentes; por azares de la vida conocí la labor que en Palma está realizando la asociación ASPANOB, que acoge a los familiares de enfermos que deben ser tratados en Palma; al llegar me ofrecieron la llave de un piso de acogida del que puede disponer libremente; su trato fue exquisito y humano al cien por cien, pues bien, ASPANOB está en serias dificultades económicas.

¿No habría alguna de esas partidas disponibles que pudiera paliar esta situación por la que atraviesa dicha asociación? Me imagino que sí, aunque tal vez haya que cambiar ciertas normas o leyes y darles un sentido más social a todas ellas.

Aparte de la pintura, ¿tienes otras aficiones?
Muchísimas, cualquier labor de las llamadas "caseras", coser, "fer punt", bordar, me encantan y me liberan de los agobios cotidianos, también me gusta leer, afición que últimamente he ido reforzando.

Dices que Maties Quetglas es, de los pintores contemporáneos menorquines, el que más te gusta.
Me encanta y me sirve de acicate para seguir mejorando, porque le considero un "maestro", un pintor ya consagrado.

Eres mujer de fe, de…
Esperanza y de amor… Mi madre que era una "dona d'església" me educó dentro de esta línea y sigo en ello, procurando hacer realidad aquellas enseñanzas que recibí.

La pintura, el arte, ¿está también sometida a las exigencias de la crisis?
Por supuesto que sí; lo que ocurre es que la gente sabe "fer vidriola" para adquirir algún cuadro, actitud que agradezco; personalmente voy pintando a mi aire y sobre todo en base a encargos que, afortunadamente, sigo teniendo.

Será porque tu pintura gusta.
Será como dices, por ello intento mejorar, no solo por mí, sino también por todos aquellos a quien mis "mujeres" de ojos expresivos y vestidos coloristas les gustan.

Con todo un mundo por delante, ¿qué le pides a la vida?
Que ellos, que los míos, gocen de muy buena salud y que la sociedad consiga superar este dificilísimo momento y alcance aquellas cotas de bienestar para beneficio de todos.

Con la Navidad a tiro de piedra, espero que se hagan realidad todos tus deseos.