La ampliación ya autorizada del parque de Son Salomó, pero paralizada por los inversores, multiplicaría considerablemente la ocupación del entorno de Punta Nati con placas solares. | FOTO ONES ENERGIA

6

La falta de incentivos de Madrid y el incumplimiento del Gobierno central, al no haber dotado económicamente el Régimen Especial para el fomento de las energías renovables en Balears y Canarias que aprobó el año pasado, frena a los promotores de parques eólicos y solares, que carecen de la viabilidad necesaria para poner en marcha estas instalaciones en una isla como Menorca.

Es la opinión compartida por el sector y las administraciones insular y autonómica, que ayer coincidieron en censurar la política energética del Ministerio de Industria, agravada por el último Real Decreto de octubre de este año que promueve el llamado «impuesto al sol» al gravar el autoconsumo energético de los particulares y favorecer el interés de las eléctricas.

La consecuencia inmediata es que la ambiciosa ampliación del parque solar de Son Salomó, que ya ha recabado todos los parabienes administrativos para pasar de sus casi 4 MW actuales a casi 50 y cubrir así el 70 por ciento de la demanda energética de la Isla, permanece paralizada por falta de rentabilidad.

El administrador único de Ceconat, Roger Scherer, se amparó este miércoles en los «continuos cambios de normativa» y los últimos decretos del Gobierno para justificar su postura. Simplemente,«aguantamos», ya que, con el marco legislativo en vigor, incluso la instalación actual ha dejado de tener la viabilidad de antaño.

[Lea la noticia completa en la edición impresa o en Kiosko y Más o My News]