Una personas con discapacidad física

2

El Consell ha abierto una nueva línea de ayudas para personas mayores de 65 años o discapacitados, que se distribuirá a través de convenios suscritos con los ayuntamientos. Está dotada con 100.000 euros en los presupuestos de 2018 y se reparte según la cantidad de personas que cada localidad tiene en cada uno de estos dos colectivos, a tenor de los datos más recientes. El objetivo de estas ayudas, informan desde el Consell, es «mejorar su calidad de vida» para paliar su «situación de vulnerabilidad social».

En el caso del segundo supuesto, se debe tener una grado de discapacidad reconocido de al menos el 33 por ciento. Las ayudas se dividen en dos tipos, las denominadas ayudas técnicas y las ayudas para tratamientos profesionales sanitarios.

Las ayudas técnicas son las que se concederán para la adquisición de instrumentos, utensilios, dispositivos y equipos que faciliten la autonomía de las personas, como es el caso de prótesis, ortesis o elementos que facilitan la movilidad a las personas que la puedan tener reducida.

Los tratamientos profesionales sanitarios se consideran las rehabilitaciones orientadas a lograr la recuperación física, psíquica o sensorial de los discapacitados o personas con algún tipo de deterioro funcional o cognitivo, entre otros.

Para poder optar a estas ayudas, los potenciales beneficiarios deben dirigirse a los servicios sociales del municipio en el que están censados, donde se deberá acreditar la situación por la que se opta a una cantidad de dinero, así como la prescripción médica que justifique el concepto por el que se solicita.