Los trabajos empezaron este martes y se prolongarán una semana. La calle está cortada al tráfico | Gemma Andreu

25

El Ayuntamiento de Maó inició este martes la retirada de la mitad de los árboles del Camí des Castell. La actuación supone la supresión de uno de cada dos ficus, de forma alterna. Los que no se eliminan se podan. Los trabajos durarán una semana. La altura de estos ficus impide la entrada de luz natural en muchas viviendas. Además, es un punto de concentración de aves y las raíces de algunos de estos árboles están dañando la estructura de las viviendas.

El alcalde, Héctor Pons, remitió una misiva a los vecinos para informarles de la actuación. Además, en los casos de sótanos afectados, solicitó que lo notificaran al Consistorio para que los técnicos lo puedan inspeccionar.

Los vecinos observaban ayer con atención los trabajos. Y para gustos colores.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 19 de febrero en Kiosko y Más