Los consellers Marc Pons y Miquel Mir (Armengol se excusó por problemas de agenda) se reunieron con el Consell y los alcaldes | Josep Bagur Gomila

El Consell se encargará de adelantar vía crédito bancario los más de 6,9 millones que cuesta reformar la Sala Augusta de Maó para convertirla en la nueva sede del Conservatorio Profesional de Música de Menorca. Es la fórmula que ha encontrado el Govern para salvar la inversión –que estaba previsto que se financiara con los fondos de la ecotasa– en el actual contexto de reajuste de los presupuestos ante la crisis de la covid-19. El Ejecutivo autonómico firmará un convenio con el ente insular que le compromete a devolver anualmente esa cantidad y los intereses generados en el plazo de una década.

Noticias relacionadas

No es el único proyecto que el Govern salva del recorte presupuestario acudiendo a la financiación de entidades locales. Es el caso también de la construcción de la nueva sede de la escuela de adultos Joan Mir i Mir en una parte de los cuarteles de Santiago de Maó, con un coste de 2,95 millones de euros y que ya dispone de licencia. En este caso será el propio Ayuntamiento de Maó el que se encargará de adelantar el dinero. Como en el caso de la Sala Augusta, el Ejecutivo de Armengol se comprometerá por escrito a devolver el dinero y los intereses en diez años para que no suponga ningún coste para el Consistorio.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 23 de junio en Kiosko y Más