Ayer llegaron a Menorca dos aviones procedentes de Luton y Gatwick. Muchos turistas han rechazado la medida de la cuarentena porque consideran que la Isla ofrece garantías sanitarias suficientes y no existe un riesgo mayor de contagio. | Gemma Andreu

Más leña al fuego de una temporada turística extremadamente limitada por el coronavirus que el sábado volvió a sufrir otra sacudida con el anuncio de las medidas restrictivas recuperadas por el gobierno británico para los viajeros que procedan de España, hasta provocar, como prevé Ashome, el cierre prematuro de establecimientos hoteleros de la Isla debido a las cancelaciones. Puede ser la puntilla para el sector en su annus horribilis.

Desde entonces los británicos están obligados a aislarse en sus domicilios durante 14 días a su regreso de España, a riesgo de recibir multas que pueden llegar a los 1.000 euros o incurrir en causas penales si lo incumplen. Además, el Reino Unido ha recomendando a sus compatriotas que no viajen a la España peninsular, eso sí, excluyendo de la recomendación a Balears y Canarias aunque paradójicamente también obliga a los que hayan viajado a las islas a realizar la cuarentena a su vuelta. Esa exclusión respecto a la península y la atracción de los británicos por las islas es el clavo ardiendo al que se agarra el Govern de Francina Armengol, de acuerdo con el Ministerio de Turismo y el de Exteriores, para tratar de implantar un corredor seguro, a semejanza del realizado con Alemania durante el estado de alarma, que aminore el efecto de la restricción y permita mantener el flujo de turistas del primer mercado emisor para Menorca. La medida británica que vuelve a excluir a España de la lista de países seguros, se suma a las tomadas por Noruega y Escocia a partir de los rebrotes ocurridos en el territorio nacional, especialmente en Aragón, Catalunya y Murcia. El efecto para el sector turístico insular va a suponer el cierre prematuro de algunos hoteles y la decisión de no abrir en otros que iban a hacerlo estos días, como prevén desde Ashome debido a las cancelaciones. «Esto es como un jaque mate», señala Azucena Jiménez, gerente de Ashome, en el marco de una valoración general negativa «porque ya sabíamos que este año no habría temporada turística, aunque muchos empresarios han hecho el esfuerzo pensando en la economía, en sus trabajadores y sus familias y en mantenerse en el mapa turístico de cara al año que viene». La noticia de los británicos llega justo después de una semana de lo más negativa en la que se había producido «una lluvia de cancelaciones» debido a los rebrotes de coronavirus en Catalunya y Aragón que han frenado la llegada de turistas nacionales. Ashome, indica su gerente, valora el esfuerzo del Govern para conseguir un corredor seguro con el Reino Unido aunque ve «difícil» que se produzca esta excepción, al tiempo que reitera su preocupación por la falta de controles sanitarios de los mercados vecinos.La ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya, defendió ayer que «España es un país seguro». La titular de Exteriores señaló que los rebrotes en España están ocurriendo igual que en otros países.
Noticias relacionadas

Vuelos
El touroperador TUI, este año con escasas llegadas a la Isla, informó ayer que cancelaba todos sus vuelos a España, desde el Reino Unido, durante 15 días, aunque a mediodía precisó que mantenía las operaciones con Balears y Canarias a partir de hoy. Jet2, que había aumentado en 10.000 plazas su oferta con Menorca, también confirmó que mantenía la operatividad con la Isla. En el aeropuerto de Menorca ayer solo hubo dos conexiones con Londres de entrada y salida. Hoy hay previstas cinco salidas y cinco llegadas en conexión con Gran Bretaña.