En los pueblos solo podrá alquilar a turistas quien ya disponga de licencia. | Javier Coll

16

La revisión del Plan Territorial Insular (PTI) no va a conllevar grandes cambios en la delimitación de zonas aptas para el alquiler turístico. Aunque desde que se aprobó la llamada zonificación en julio del año 2018 se abrió la puerta a que pudiera suavizarse la prohibición taxativa de concesión de nuevas licencias en las núcleos urbanos tradicionales, los pueblos, finalmente el nuevo plan urbanístico del Consell, que se elevará a aprobación inicial este mes de diciembre, viene a apuntalar la zonificación existente, consolidando el blindaje de los pueblos y el suelo rústico contra el alquiler turístico. La actividad –más allá de las viviendas que ya cuentan con licencia– quedará limitada a las urbanizaciones turísticas, con contadas excepciones.

Durante el proceso de revisión del PTI se puso sobre la mesa una solución para atender a la demanda de algunos municipios que querían permitir las nuevas licencias en viviendas unifamiliares aisladas en núcleos tradicionales. Se trataba de aprobar un cupo máximo del 15 por ciento de viviendas turísticas sobre el total. Esa opción daba un margen de aproximadamente 900 viviendas entre todos los municipios. Finalmente, según ha podido saber este diario, el Consell ha optado por mantener prácticamente inalteradas las restricciones de una zonificación que, cabe recordar, el pasado mes de mayo fue avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB), que desestimó el recurso presentado por la Associació pel Lloguer Turístic de Menorca (Aptume) y acreditó que sus limitaciones no eran discriminatorias y estaban debidamente sustentadas en el interés general.

Lea la noticia completa en la edición impresa del 09 de diciembre en Kiosko y Más