Imagen de una terraza de un bar de Maó.

El vicepresidente de la plataforma de afectados por la covid-19 en Menorca, Omar Carballo, advierte que el impacto real de las restricciones causadas por la pandemia se espera para después de la temporada turística.

"Es un escenario complicado porque vives al día, te endeudas y no ves la luz al final del túnel. La incertidumbre de la temporada no ayuda y creo que el próximo invierno marcará un antes y un después. Ahora sobrevivimos hasta el verano, pero tras éste llegará el bombazo para muchos negocios que se verán obligados a cerrar", ha señalado a Efe.

Carballo no entiende cómo un territorio como Balears, donde más del 80% de su Producto Interior Bruto (PIB) depende del turismo, no alcanza un elevado porcentaje de vacunación.

Por otro lado, considera que la flexibilización de las medidas en Menorca llega tarde.
"Se tenían que haber aplicado hace uno o dos meses. Ahora cuesta arrancar porque no hay turistas, pero lo que más duele es que no nos tengan en cuenta para las medidas que han afectado a todos los sectores, aunque los más maltratados es la hostelería", ha explicado.

Además, el vicepresidente de la plataforma de afectados por la covid-19 denuncia agravios con otras actividades.

"Es un cachondeo ver cómo los hosteleros tienen que vigilar que en una mesa se sienten un número máximo de personas y ver las calles llenas de gente celebrando Sant Jordi. Tampoco vemos normal que entren 1.000 personas en el pabellón Menorca o conciertos como el de Ciutadella. Nos están machacando y se nos queda cara de tontos", ha admitido.

Finalmente, Omar Carballo cataloga las ayudas de "totalmente insuficientes" y comenta que la tramitación es lenta.

"Están llegando a cuentagotas y algunos no hemos cobrado ni enero ni febrero. Vienen con retraso y uno no sabe si pensar en la buena o mala fe de la administración o simplemente que la burocracia entorpece todo. Es preocupante porque llevamos más de un año con restricciones y pagando los impuestos como si la pandemia no existiese", ha lamentado.