0

Los sistemas informáticos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) se cayeron en la madrugada del pasado 11 de octubre, provocando que se quedaran sin página web, conexión WiFi, base de datos y el servicio interno de correos electrónicos. Al producirse este hecho, los informáticos descubrieron que un ransomware había empezado a expenderse por dentro de la institución.

El diario ARA ha podido acceder a una lista de la documentación afectada por el ataque informático donde constan más de 650.000 carpetas y archivos.

El ciberataque ha sido tan considerable que puede llegar a tardar hasta varios meses en volver a la plena normalidad, aunque de momento se ha habilitado una WIFi abierta provisional porque la red 'eduroam' aún sigue sin funcionar.

Desde la página de la UAB han confirmado que aún están analizando la gravedad del ataque, sin embargo, han publicado una serie de recomendaciones donde se indica que se permite el uso de ordenadores en las aulas convencionales pero sin emplear los dispositivos de las clases de informática.

Otro de los problemas es que los profesores no saben cómo hacerles llegar a los alumnos los apuntes y documentos de clase. A pesar de que el próximo 2 de noviembre se pone en marcha un entorno completo de Microsoft, algunos de ellos han puesto en marcha los sistemas basados en Google Drive para compartir los archivos.

Junto a la Agencia Catalana de Ciberseguridad y una empresa especializada, la UAB está trabajando para recuperar los datos y analizarlos, además, desmienten que se haya llegado a pedir un rescate de tres millones de euros y que se haya mantenido algún tipo de contacto con los ciberdelincuentes.

El rector de la Universidad ha dictado una resolución en la que suspende los plazos para tramitar los procedimientos administrativos durante un periodo de dos meses desde el ciberataque. Con este ataque se ha demostrado la importancia que debe tener la ciberseguridad en cualquier institución, esperemos que la UAB recupere su normalidad lo antes posible.